•  |
  •  |
  • END

Después de las muchas tácticas dilatorias empleadas por la defensa del rivense Cristian Ariel Dávila Sánchez, “Chino 14”, para beneficiarlo alegando vencimiento de término de la prisión preventiva, un segundo juez ejecutor nombrado por el Tribunal de Apelaciones de Granada (TAG) ordenó nuevamente ponerlo en libertad.

Al acusado, que gozaba de detención domiciliar, le fue suspendida esta medida por haberla quebrantado, saliendo del lugar donde se suponía que debía permanecer bajo la tutela de una fiadora, quien manifestó que Dávila Sánchez se fue de la casa desde el dos de junio de 2008.

Pese a ello, el juez ejecutor Valentín Barahona, que sustituyó a Rafael Gutiérrez Figueroa, reiteró la supuesta detención ilegal en la que se encuentra el acusado y que la decisión de cambiarle la medida de arresto domiciliar es “desproporcionada”.

Ante esto, los miembros del Movimiento Contra el Abuso Sexual y el Movimiento de Mujeres “María Elena Cuadra”, manifestaron su repudio y recalcaron ante el magistrado del TAG, Roberto Rodríguez, que desean una nueva revisión del expediente.

“Nos están boleando, primero nos dicen que va haber una audiencia, después avisan que se suspende y por pura casualidad nos damos cuenta que al final al hombre lo trajeron para hablar sobre la medida cautelar”, expresó la
mamá de la víctima.

Sin embargo, supimos que a última hora la audiencia no se efectuó debido a que, por quinta vez, los abogados defensores pusieron excusas para no efectuar al sagrado derecho a la defensa, esta vez, según la abogada, porque no le han pagado sus honorarios.

En un documento fechado el nueve de junio de 2008, los magistrados del Tribunal instan al juez suplente de Distrito de Juicio, Alcides Muñoz Alemán, que convoque a audiencia especial a la mayor brevedad posible. Sólo falta la fecha y la hora.