•  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS

Su nombre es Iosu Ibarrando, quien llegó a nuestro país el pasado fin de semana en su bicicleta procedente de Cancún, México, adonde llegó vía aérea para luego iniciar un viaje en bicicleta que no sabe cuándo exactamente va a terminar en Sudamérica.

Según este viajero ciclista, antes de partir de Cancún hacia el sur decidió visitar Cuba, la cual recorrió de extremo a extremo en un tiempo aproximado de un mes, para luego regresar a México, de donde continuó su travesía por el continente.

Ibarrando es de nacionalidad española y según contó, emprendió este viaje por todos los países, desde México hasta el Cono Sur, como un homenaje y regalo a sus 40 años, a la vez que le sirve como análisis y reflexión para conocer otras realidades y culturas.


Quería conocer la Costa Caribe
Este viajero, a diferencia de otros que han pasado por nuestro territorio, hizo su entrada por el municipio de Waspam, a través del puesto fronterizo de Leymus, debido a que desde que salió de España estaba interesado en conocer la Mosquitia y por eso la mejor manera de hacerlo era pasando por ella, donde aprovechó para quedarse unos días compartiendo con la gente de la zona.

Al preguntarle hacia dónde se dirigía y cuándo pensaba llegar a su destino, contestó que la verdad no sabía cuál era su destino final, lo cierto es que llegó a México el primero de enero, donde permaneció por un mes, visitando todo el país, luego hizo el viaja a Cuba, regresó el 15 de marzo y desde entonces ha hecho el recorrido por Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, y sigue su ruta hacia el sur.

Un detalle interesante de este viajero es que al llegar a un país no sale de inmediato, la idea es conocer a la gente, los paisajes, y sobre todo pasarla bien, confraternizando con las personas, “y eso es lo que yo he hecho en los diferentes países que he visitado”, dice.


Lo más impresionante
En más de seis mil kilómetros recorridos, este español de 40 años dice que lo que más le ha impresionado es la forma como los indígenas de Guatemala conservan su cultura, que se refleja en la forma de vida que llevan.

“Un aspecto del que me di cuenta cuando llegué a Cuba es que lo poco que tiene esa gente le gusta compartirlo, en múltiples ocasiones, cuando llegaba la noche y me preparaba para tender mi casa de campaña, más de una persona se me acercó y me hacía pasar a su casa, me invitaba a cenar, lo que no se ve en cualquier lugar”, narró conmovido.

Ibarrando se encuentra en Bilwi, arreglando su bicicleta, que le está presentando problemas. Pretende salir de aquí a Managua en los próximos días, para visitar varios departamentos antes de continuar su viaje al sur.