•  |
  •  |
  • END

Como todos los años, el pasado seis de julio centenares de creyentes de Santiago se dispusieron a viajar a bordo de camiones, camionetas, motocicletas y hasta bicicletas para recorrer alrededor de 45 kilómetros desde el centro de Jinotepe hasta las costas del Pacífico, a la comunidad de Veracruz de Acayo.

El reloj de la parroquia Santiago marcaba las siete de la mañana, cuando más de 200 ciclistas originarios del municipio del Rosario Carazo, sudaban pedaleando sobre la Carretera Panamericana, todos ellos cobijados de fervor a la diminuta imagen; varios de ellos aseguran haber recibido algún milagro de “Chaguito”.

En el templo de Jinotepe, los corredores recibieron la bendición del cura párroco, Rafael Bermúdez, para continuar su marcha sobre la vía que conduce a los municipios de Santa Teresa y La Conquista, posteriormente transitan a bordo de sus velocípedos para adentrarse en 45 kilómetros de carreteras, caminos, cuestas, ríos casi secos y pedregosos, desafiando la resistencia y el miedo a deslizarse y provocarse lesiones.


Nada detiene a demandantes
Sin embargo, nada detiene a los demandantes que viajan con el pensamiento de llegar triunfantes para calmar la sed con la tradicional chicha de jengibre y recuperar energías degustando un nacatamal o el tradicional guiso.

Los adoradores de “Chaguito” logran en este recorrido gozar del bello paisaje y del aire todavía puro de las mesetas y pequeños bosques de la zona, mientras esperan el día siguiente cuando en horas de la madrugada, la imagen de Santiago reposa en la costa, mientras se producen constantes detonaciones de cohetes y la repartición de buñuelos, además del desayuno a los demandantes.

Ésta es una de las expresiones más tradicionales de las fiestas del guerrero, como también se conoce a “Chaguito”, ya que todos los creyentes aseguran, hasta haciendo cruces con las manos, haber sido objetos de favores concedidos y también afirman que las aguas del mar se ponen tranquilas cuando colocan la imagen en la bahía de Veracruz de Acayo.

Posteriormente, la peregrinación, que está por culminar, continúa su marcha por los senderos de Jinotepe, pasando por las comunidades de El Naranjo, los Esteban, El Ojochal, finalmente el día de la llegada triunfante de los demandantes junto con Santiago es el 12 de julio, a las tres de la tarde, en la comunidad El Zapotal salida al Panamonte de la bellísima pintoresca ciudad de Jinotepe.