• |
  • |
  • END

LAS MINAS

Los transportistas de pasajeros de la Región Autónoma del Atlántico Norte no tienen control ni están siendo regulados en sus operaciones porque el delegado del Ministerio de Transporte e Infraestructura, José Peralta, ha hecho un trabajo deficiente, en consecuencia, cada cual actúa como mejor le conviene, aunque eso signifique atropellar el derecho ajeno, denuncia el transportista Fermín Romero Olivero.

Romero asegura que existen cuatro transportistas cuyos buses cubren la ruta Waspam-Managua al margen de la legalidad porque no tienen documentos que les autorice ejercer esa actividad.

Refiere que Peralta está enterado de esa operación arbitraria, pero poco hace para corregir el asunto.


¿Protegidos?
Al parecer, son protegidos quienes en la actividad del transporte en la región actúan de manera ilegal, presume el transportista Romero.

Señala que uno de los propietarios de una de las unidades es el suegro del diputado Juan González Henríquez, de apellido Suárez.

La esposa del ex delegado del MTI en tiempos de Arnoldo Alemán, Miguel Ingram, de apellido Monzón, participa en esa ilegalidad con un bus, precisa Romero Olivero.

De la misma manera lo hace Lilmeth Henríquez, hermana de la alcaldesa de Bilwi, Elizabeth Henríquez, según el denunciante.

Fermín Romero, que dice ser el secretario de la Central de Cooperativas de Transporte en la región, también señala a José Altamirano Manzanares, cuyos autobuses cubren la ruta Rosita–Puerto Cabezas, de operar al margen del horario establecido.

Revela que estos casos apenas son una muestra de la anarquía del transporte en la RAAN.

Marginado con beneficios
Por otro lado, el denunciante expresa que aún no pueden comprar combustible con los precios favorables en Bonanza, por lo que en esta localidad tienen que comprar a 120 córdobas el galón de diesel. No están gozando del beneficio del crédito de llantas y de la exoneración de impuestos.

Tampoco les reembolsan el mantenimiento de las unidades, y todo esto es porque el transporte terrestre de la RAAN no está registrado en la dirección correspondiente del MTI, según el transportista Romero.


Carretera crítica
Asegura que los costos del transporte nacional se han incrementado, pero en el caso de la RAAN es más crítico por el deterioro de la carretera y la crecida de los ríos, aunque confirma que no existen atolladeros. Ante esa situación Romero pide la revisión de tarifas, dado que con la actual no les resulta.