• |
  • |
  • END

La Carretera Panamericana sur esta mañana se colmará de peregrinos y creyentes, en el tradicional encuentro de las imágenes de Santiago, San Marcos y San Sebastián. El tope es al mediodía de hoy jueves, frente a la Parroquia del municipio de Dolores, Carazo.

Las fiestas patronales en honor a Santiago se celebran en varios municipios de Nicaragua, pero el tope que se desarrolla en tres ocasiones al año aquí en Carazo, es único. En enero se elogia a San Sebastián, en abril a San Marcos, y en julio al guerrero Santiago.


Fervor caraceño se impone
Después de la misa en la Parroquia Santiago, celebrada por el cura Rafael Bermúdez, a las 11 de la mañana la imagen de Santiago Apóstol, esta vez en compañía de San Antonio, se enrumba hacia la carretera a San Marcos, para toparse con el santo del mismo nombre tradicionalmente frente al beneficio de Santa Rosa. Luego se dirigirán sobre la Panamericana a la ciudad de Dolores, para allí encontrarse con San Sebastián, patrón de Diriamba.

Una vez que los tres se encuentren en ese sitio, al momento de sus saludos se escucha el repique de campanas, tambores, aplausos; mientras, otros elevan sus pañuelos blancos para anunciar el tope de los santos

Bailes representativos
En todo el recorrido las imágenes se hacen acompañar de bailes típicos de las tres ciudades: las Inditas, los Diablitos, el Macho Ratón, la Vaquita, entre otros. En ellos los bailarines se desbordan y lucen sus coloridos trajes. En muchos casos es para pagar alguna promesa a “Chaguito”.

Los bailes culminan hasta llegar a la puerta de la Parroquia Santiago, para regresar al siguiente día y continuar la celebración.


Guiso y ayaco
El 25 de julio se celebra el día oficial de Santiago, con una homilía que será concelebrada por Monseñor Leopoldo Brenes, obispo de la Diócesis de Managua. Una vez finalizada la eucaristía, las tres imágenes se dirigirán al Centro de Peregrinación Santiago Apóstol, para repartir el riquísimo y tradicional guiso y el ayaco, nacatamales, buñuelos, y las refrescantes chichas de jengibre y maíz.

Luego el santo iniciará su habitual recorrido por las principales calles de Jinotepe.


Carretas peregrinas
“La entrada de las carretas significa que ha comenzado el corazón de las fiestas patronales”, dice el padre Rafael Bermúdez, párroco de la Iglesia Santiago, quien se sorprendió por la presencia de más de 70 carretas de las comunidades San Gregorio, San José de Gracia, Pío XII, San José, de Masatepe; Dulce Nombre, El Portillo, El Corozo, Nandasmo, Santa Teresa y La Conquista.

Este tradicional Tope de Carretas lleva al Centro de Peregrinación Santiago: plátanos, cocos, filipos, frijoles, gallinas, leña, yuca, entre otras cosas.

Por su parte, la iglesia en agradecimiento a la generosidad de estos creyentes, les prepara comida y refrescos, además le entrega al representante de cada una de las carretas un paquete conteniendo granos básicos.


Este año sin mayordomo
Gracias a la ayuda de amigos de la Iglesia, población en general y la municipalidad de Jinotepe, es que se ha llevado a cabo la celebración de las fiestas en honor al patrón Santiago, ya que este año no tienen mayordomo.

Rodolfo Morales, jefe de la Policía de Carazo, informó a END que más de 60 efectivos policiales estarán presentes en el Tope de los Santos, para mantener la tranquilidad de los visitantes y promesantes durante la actividad.


La leyenda
Cuenta la leyenda que hace más de 350 años, frente a las costas de Huehuete, pasó una embarcación española que fue azotada en el lugar por fuertes vientos y olas encrespadas, peligrando la nave con zozobrar; por lo que el capitán de la nave, debido al peligro, decidió tirar varias cajas al mar, para aligerar la embarcación.

En tierra, dos salineros que caminaban por la playa encontraron dos de las cajas, y al abrirlas y observar su interior, encontraron la imagen de Santiago y de San Sebastián, por lo que las llevaron a los encargados de las respectivas parroquias. De ese modo, San Sebastián fue llevado a la Iglesia de Jinotepe, y Santiago a la basílica de Diriamba. Sin embargo --asegura la leyenda--, al día siguiente las imágenes aparecían cambiadas de lugar, por lo que desde entonces Santiago se quedó en Jinotepe para celebrar sus fiestas patronales.