• |
  • |
  • END

Problemas de propiedad entre la señora Co-nny Castro Rodríguez y el señor Ulises Prado Mairena, quien fuera desalojado por la fuerza policial de la casa que habitaba con su mujer e hijos y que es propiedad de su hija Yadira Prado, mantienen a esta familia a la intemperie.

Diez miembros de las fuerza pública se presentaron al sector de la Hielera, en el barrio Guanuca, y desalojaron a la familia Prado Obregón, en cumplimiento con un oficio judicial emitido por la juez Primero de Distrito Civil de Matagalpa, Scarlett Lugo Guevara, quien a su vez daba cumplimiento a la sentencia emitida por el Tribunal de Apelaciones circunscripción Norte, Sala Civil, emitida el siete de julio de 1994.

El oficio emitido a la Policía Nacional para ejecutar el desalojo y firmado por la doctora Lugo dice textualmente: “Señor jefe de la Policía Nacional de Matagalpa, para su cumplimiento y demás efectos legales, transcribo el auto que íntegra y literalmente dice:
Juzgado Primero de Distrito Civil de Matagalpa, seis de junio de 2008, las 02:30 minutos de la tarde. Por perjudicado el auto dictado a las 08:20 minutos de la mañana del día seis de marzo de 2008, se provee: accédase a lo solicitado por la señora Conny Castro Rodríguez y désele cumplimiento a sentencia dictada por el honorable Tribunal de Apelaciones circunscripción Norte, Sala Civil, a las 02:20 de la tarde del seis de julio del año 1994, la que en su parte resolutiva establece: Ha lugar a la apelación interpuesta por Conny Castro Rodríguez, de generales en autos, en consecuencia se revoca la sentencia recurrida y se declara así: Ha lugar a la querella de restitución intentada por la demandada y contrademandante. No ha lugar a la querella de amparo intentada por Kaluma Prado en contra de Conny Castro, en consecuencia la señora Conny Castro debe ser restituida en su posesión”.

En el mismo oficio se lee: “Cuya restitución debe recaer sobre una propiedad ubicada en la parte noroeste de esta ciudad Matagalpa, en el lugar conocido como la Hielera, que mide 15 varas de frente por 19 varas de fondo, en la cual se encuentra construida una casa de ladrillo, techo de zinc, piso de ladrillo artificial y un solar debidamente cercado con alambre de púas y se encuentra comprendida entre los linderos...”, y a continuación aparecen los linderos.

El oficio finaliza señalando: “Para que en la audiencia de las nueve de la mañana del día 18 de junio del año 2008, esta judicial se proceda a dar cumplimiento con lo que aquí se ha ordenado. Gírese oficio al jefe de la Policía Nacional de esta ciudad de Matagalpa, a fin de que brinde auxilio policial con dos oficiales para efectos de dar cumplimiento con lo aquí ordenado y en la audiencia ya señalada”.


Dos detenidos
Pero según los testigos oculares del desalojo, no sólo llegaron dos oficiales, sino diez y se llevaron detenidos a don Kaluma Prado y a su hija Emil Kathy Prado Obregón, quien estudia tercer año de Derecho y quien por exigir a la juez respeto a sus derechos y a la leyes, fue detenida por los agentes y trasladada junto a su padre al complejo judicial.

Ulises Prado, quien dijo que ese es su verdadero nombre, ya que “Kaluma” era un seudónimo de guerra, afirmó que hace 20 años convivió con Conny, pero después se separaron, pero nunca tuvieron un bien común, pero ahora que su hija compró una casa, en los años 90, Conny entabló una demanda en su contra, pero lo desalojan de un bien del cual no es dueño, sino su hija Yadira, por lo que peleará para demostrar que esta señora no es dueña, ya que apareció con una escritura posesoria y con eso le quiere quitar el bien a su hija, lo que no van a poder lograr porque la ley los ampara, ya que esta señora tiene la costumbre de quitarle la casa a las personas valiéndose de artimañas, finalizó.

Por su parte, la señora Conny negó todos los señalamientos hechos por su ex compañero de vida, asegurando que con su esfuerzo logró comprar la casa que hoy le están restituyendo, pero que don Kaluma no se la quería entregar, y hasta le dio tiempo, ya que desde 1994 la sentencia fue a su favor, y hasta ahora se ejecutó.

“Tengo escritura de la propiedad, hay testigos de que esto es mío, no sé cómo hicieron para sacar escritura de un bien que no les pertenece, pero no me lo voy a dejar quitar, estoy recibiendo amenazas de que me van a quemar la casa”, finalizó doña Conny.

Pero mientras el juicio sigue, niños junto a sus padres y hermanos, duermen en la calle, y no descansarán hasta que las autoridades le regresen la casa, donde junto a su padre estaban posando.