•  |
  •  |

Le dio posada a su hermano para que viviera con su familia en su casa ubicada en el poblado de San Isidro, pero ahora que este falleció, su sobrina se quiere quedar con la propiedad que obtuvo a través de un contrato de Uso y Goce con la comunidad indígena de Sébaco.

Doña Gladys Vílchez Cardoza es la persona que asegura que se siente afectada por su sobrina Gloria Elena Vílchez Rivera, quien valiéndose de un documento falsificado y elaborado por el abogado Félix Alberto Gámez López, la quiere dejar sin la casa que es de su propiedad, ya que la comunidad indígena de Sébaco lo confirma mediante un contrato de Uso y Goce que firmaron.

“Yo le di posada a mi hermano Pedro Vílchez, conocido popularmente en San Isidro como “Nene” para que viviera en mi casa, ya que no tenía donde vivir con su familia; cuando Pedro falleció, yo fui a los Estados Unidos quedando mi sobrina en la casa, pero cuál es mi sorpresa que al regreso, me dice que la casa le pertenece porque que tiene un contrato de arriendo. Al investigar me di cuente que el documento es falso”, aseguró la señora.

Vílchez señaló que debido a esta situación, además de seguir el juicio para recuperar su casa, acusó al abogado Félix Alberto Gámez ante el Juzgado Local de San Isidro por la comisión de los delitos de falsificación de material y uso de documentos falsos.

Pero todo ha estado en su contra ya que el juez local en la audiencia preliminar reprendió a Gámez por no justificar su enfermedad, “pero en el juicio inicial celebrado el 12 de octubre, como ella se retrasó veinte minutos , el juez le dijo que el juicio había terminado y que ya no había nada que hacer”,  Tratamos de comunicarnos con el doctor Félix Gámez vía telefónica al número 2775- 3104 en Sébaco, para conocer su opinión sobre la acusación que le está haciendo doña Gladys, pero no fue posible la comunicación.  

Otros apoyan a sobrina
Al consultar con algunas personas de San Isidro, estas señalaron que la sobrina de doña Gladys es la dueña de la propiedad, ya que es una herencia que recibió de su padre, además de ser una persona que se gana la vida trabajando, vendiendo frutas. Sin embargo, serán las autoridades judiciales que determinen al final quien de las dos partes tiene la razón.