•  |
  •  |

A pesar de las enérgicas denuncias que EL NUEVO DIARIO ha hecho sobre el despale indiscriminado en el Archipiélago de Zapatera, en Granada, la mafia maderera no se detiene y continúa “barriendo” con los árboles que todavía quedan en este privilegiado sitio, declarado Parque Nacional en 1,984 por el gobierno.

Este fin de semana se produjo el último incidente, en el que cinco hombres trasladaban 52 tablones de la especie de pochote, sin tener el permiso de las autoridades. Se trata de Rafael Antonio Obando, Manuel Salvador Menocal, José Aníbal Castillo Wilford Antonio Barrantes y Pedro Ortega Ríos, todos originarios de esta ciudad.

El comisionado Mario Aguilar, jefe de la Dirección de Seguridad Pública de la Policía Nacional en el departamento de Granada, identificó a los sujetos como miembros de una agrupación delincuencial que tiene como cabecilla a Augusto César Vásquez Ubau, apodado “El Diablo”, un reconocido traficante de madera que también resultó capturado.

Hasta carretón de caballo usaban
“Obtuvimos información de una lancha –proveniente de Zapatera- que estaba descargando madera en la costa del Lago Cocibolca y a bordo de un carretón de caballo la estaban llevando a un predio del barrio Santa Rosa. Inmediatamente trasladamos una patrulla, revisamos el carretón y encontramos 16 cuartones de madera preciosa, estas mismas personas nos confesaron que ya habían trasladado otros 36 cuartones”, explicó Aguilar.

Las familias que habitan en la zona denunciaron que las moto sierras siguen rugiendo, principalmente en las noches, y la madera continua saliendo sin que la delegación del Instituto Nacional Forestal y del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, como garantes del bosque, detengan el arboricidio.

Precisamente por esa situación, el comisionado comentó que desde que llegó a Granada se realiza un operativo policial permanente en Zapatera y el Volcán Mombacho, dos áreas vulnerables a la deforestación. Así ha podido documentar innumerables casos de corte, transporte y comercialización ilegal de madera, para remitirlos al Ministerio Público, instancia que le corresponde acusar a los detenidos.

“No sabíamos”
Al ser consultados por END, los supuestos responsables quisieron deslindar compromisos, argumentando que solo fueron contratados para trabajar durante dos días, acarreando la madera hasta dicho barrio. “Nos dijeron que nos iban a pagar 500 córdobas diario y nos pareció bien porque la situación económica está mal, pero no sabíamos que la madera estaba ilegal. Es la primera que hacemos esto…, casi siempre trabajamos acarreando lavanderos”, aseveró Menocal.

El cabecilla de la banda volvió a hacer de las suyas, a pesar de que en julio de 2010 se le acusó por corte y comercialización de 90 piezas de pochote, que le encontraron en su poder y luego de que en octubre de ese mismo año se le incautara 49 tablones de la especie mencionada, cuyo destino final era el Mercado Oriental.