•  |
  •  |

Con el fin de enseñar la importancia de los elementos agrícolas y ecológicos dentro en un centro escolar, en el Instituto Héroes y Mártires de La Reforma (INHMARE) de Masaya, los estudiantes tienen su propio huerto escolar orgánico, que además de combatir los efectos del cambio climático, esto contribuye a que tenga seguridad alimentaría.

Marcelo Gutiérrez, encargado del proyecto, explicó que los huertos escolares son definidos por el Ministerio de Educación como parte de seguridad alimentaría y nutricional para los estudiantes.

El proyecto está destinado, según Gutiérrez, a la comunidad escolar en general, vinculando directamente a los estudiantes así como a docentes.

Proyecto piloto en 2008
Gutiérrez dijo que el proyecto de huerto escolar en Masaya, inició de manera piloto en el año 2008, en el colegio “Rafaela Herrera” en la Villa Bosco Monge, obteniendo resultados satisfactorios.

“En el año 2009, el huerto escolar fue apoyado por Michael Huhn (q.e.p.d.) un ecólogo, ingeniero agrónomo y representante del hermanamiento Dietzenbach en Masaya, y el proyecto tuvo más éxito”, explicó Gutiérrez.

Con el apoyo del encargado de hermanamiento Dietzenbach en Masaya, esta ciudad alemana está apoyando el proyecto huerto escolar por lo que en el 2010, además del colegio “Rafaela Herrera”, el Instituto Héroes y Mártires de La Reforma, ahora tiene su propio huerto escolar.

Componentes ambientales
El proyecto del huerto escolar en el Instituto Héroes y Mártires de La Reforma, era inicialmente de manera temporal pero este año 2011, aún se sigue trabajando logrando integrar nuevos componentes ambientales, educativos y de generación de recursos económicos, según dijo Gutiérrez.

“Lo importante de este proyecto es la sostenibilidad que crean estos huertos escolares, ya que de estos mismos los estudiantes se alimentan y con lo que logramos vender compramos más herramientas de trabajo para seguir mejorando el huerto escolar, para iniciar con el huerto escolar la ciudad de Dietzenbach nos dio las herramientas y otros apoyos”, indicó Gutiérrez.

Los huertos escolares son totalmente naturales  sin componentes químicos, “son ecológicos, pedagógicos y económicos, desarrollando así, un tridente que garantiza la sostenibilidad y la integridad del proyecto e iniciando así de una nueva sociedad. Una sociedad ecológica dejando así el antiguo desarrollo industrializado” señaló Gutiérrez.

En los huertos escolares se siembran pipián, ayote, plátano, yuca, entre otros, lo que ayuda a la alimentación sana de los estudiantes de cada centro educativo beneficiado con el proyecto.