•  |
  •  |

La empresa Futuro Forestal está impulsando, a través de su fundación “Bosque y Comunidad”, un programa de educación ambiental entre niños y jóvenes de 23 escuelas rurales de los departamentos de Chinandega, León, Carazo y Granada, con el fin de transformar su comportamiento en beneficio de la naturaleza.

Son un poco más de 900 estudiantes de cuarto, quinto y sexto grados de primaria, y de tercero, cuarto y quinto años de secundaria, incorporados en temáticas ambientales.

El coordinador de proyectos, Bladimir Elvir, explicó que los centros escolares atendidos están ubicados en los alrededores de las plantaciones o polos que pertenecen a Futuro Forestal en esas zonas del país. “Los alumnos son capacitados en manejo de viveros, formación de sustrato, siembra, manejo integral de plagas, y riego y drenaje para las especies forestales que ellos mismos producen. El propósito es que tengan mejor información para que la sepan aprovechar”, dijo.

Además de la capacitación sistemática a los estudiantes, la fundación está invirtiendo recursos en la preparación profesional de unos 80 docentes, por medio de un programa de educación a distancia con apoyo de instructores de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León. Contemplan temas como el uso del suelo, el agua, higiene, salud, fauna, flora y manejo de desechos sólidos, entre otros.

Elvir también dijo que suscribieron un convenio de colaboración con el rector de la UNAN, Róger Gurdián, para que los profesores obtengan una licenciatura en cualquier rama de las ciencias naturales.
 

Buenos resultados

“El Instituto ‘Jonathan González’, del municipio El Sauce, inició en el Programa de Educación Ambiental hace tres años, desde entonces hemos tenido buenos resultados, tanto en la producción de plantas como en el trabajo con los huertos escolares. Igualmente, estamos bien con el programa de capacitación a siete profesores en nuestro Instituto, y 24 en todo el municipio”, añadió el director.

Este indicó que cada tres meses reciben la visita de los instructores de la UNAN, y cada tres semanas reciben a los capacitadores del programa ambiental de Futuro Forestal. El trabajo de campo lo desarrollan en la finca El Pavón, una vasta extensión de tierra propiedad de la empresa promotora.

Investigación de fin de año
“A lo largo del año, incentivamos a los estudiantes para que preparen un tema de investigación que deberán presentar al finalizar el año lectivo. Pueden apoyarse en sus maestros y en toda la información que existe disponible”, manifestó María de los Ángeles Betancourt, coordinadora del centro de capacitación de Futuro Forestal.

Esa investigación --acorde con su nivel-- fue expuesta en los predios del Valle Menier, a unos siete kilómetros del centro de Nandaime, donde se congregaron más de 300 escolares en el Tercer Encuentro Científico Juvenil.