•   EL NARANJO, Waslala, RAAN  |
  •  |
  •  |

Hasta ahora los 2,600 habitantes de este municipio de la Región Autónoma del Atlántico Norte, ingerían agua del río cercano, que les llegaba sucia y no filtrada. Sin embargo, gracias al Programa Aguasan Nicaragua, ya cuentan con una planta de tratamiento. El ingeniero José Toruño, jefe del Programa Aguasan Nicaragua, dijo que el viejo sistema ni siquiera abastecía a todas las casas de la comunidad.

“Ahora no solo les llega agua sana y limpia, sino también se han construido decenas de inodoros de bajo consumo de agua, lavamanos de plástico y también unidades sanitarias en las escuelas de tres comunidades del municipio de Waslala, que tenían unas viejas letrinas no muy higiénicas”, expresó.

El proyecto de agua potable es la suma de varias voluntades institucionales que inició por responder a la necesidad de llevar el vital líquido a los más de 2,000 habitantes de la comunidad.

Bajo esa premisa, los comunitarios buscaron quien les apoyara y Aguasan, entidad que ejecuta desde 1982 en Nicaragua, los programas de agua y saneamiento de la Cooperación Suiza para el Desarrollo en América Central, Cosude, se ofreció para verificar y mejorar el proyecto para cubrir la mayor parte de los gastos de más de 350,000 de dólares presupuestados.

Todos dieron su granito de arena
Otra parte de los gastos fue cubierta por el Fondo de Inversión Social de Emergencia, FISE; la Alcaldía de Waslala y la misma comunidad de El Naranjo que asumió el 20 por ciento de los gastos. Además, los habitantes de El Naranjo contribuyeron con mano de obra no calificada.

La instancia ejecutora del proyecto fueron los mismos residentes de El Naranjo, bajo la modalidad de Proyecto Guiado por la Comunidad, PGC, con el apoyo técnico de la Alcaldía de Waslala.

El Comité PGC, que elegido por los lugareños, administró todos los trabajos, desde la planificación, la gestión de programa, el monitoreo y la construcción, siempre con el asesoramiento y la supervisión del Nuevo FISE y Save the Children.

Promoviendo higiene
Un componente importante de los proyectos de agua y saneamiento de Aguasan es la enseñanza de hábitos de higiene y cuidado del medio ambiente a través de la metodología Familias, Escuelas y Comunidades Saludables, Fecsa.

Esta metodología busca capacitar a los ciudadanos sobre temas cotidianos como el lavado de manos, sobre todo después de usar el baño o el manejo de las aguas servidas, pero también cómo manejar la basura o la limpieza del hogar.

Para ello, promotores capacitados por Save the Children van de casa a casa e incluso a los colegios de primaria para enseñar nuevos hábitos de higiene que son posibles con el agua limpia.

Los resultados ya están a la vista de los lugareños. En tan “solo dos meses se ha notado una mejora en la salud de niños por el agua limpia y las medidas de higiene”, dice una beneficiada entusiasmada, que también es promotora de educación sanitaria y salud de El Naranjo.

 “Hemos visto demasiado de cambio. Al principio tal vez no entendíamos, no sabíamos, pero ya estamos trabajando más diferente. La gente va cambiando en las actitudes. Antes tal vez no le ponían mente, pero ahora sí. Tener todo limpio significa evitar enfermedades pulmonares o diarrea, cosas de enfermedades para los niños como para los adultos pues”, afirma.

Mantenimiento y formación
Para poder mantener y proteger la fuente de agua, la planta de tratamiento, la red distribuidora y todas las instalaciones es imprescindible que cada familia pague su gasto. Por ello, cada casa cuenta con un contador y la cuota a pagar es por gasto propio a partir de una cuota mínima.

La comunidad estaba consciente de eso desde un principio y a la hora de proyectar, el tema fue discutido y decidido por todos los habitantes de El Naranjo a través del PGC.

Sergio Peralta, de oficio talabartero, fue propuesto por sus vecinos para presidir el Comité que dirigió la construcción del sistema de agua potable y saneamiento.

“Yo antes no sabía de ingeniería o de cómo diseñar, ejecutar o administrar un proyecto como este. Pero ahora sí. Y quiero saber más, voy a estudiar ingeniería social en Matagalpa. O sea, la capacitación mediante el proyecto es otro gran beneficio para nosotros”, afirma.

La comunidad es otra
Ha cambiado también la imagen de la comunidad, antes había mucha basura en las calles, ahora casi no. “Dentro del tema de la higiene forma parte (el tema de) la basura. Y por eso ahora se está construyendo un vertedero municipal para combinar agua y saneamiento y la limpieza de los hogares, de las escuelas y la calle. Hemos iniciado un servicio de recolección de basura, que antes no había”, dice el alcalde de Waslala, Leonel Urbina.

“Necesitamos que El Naranjo sea un ejemplo para los otros pueblos de Waslala, un ejemplo de limpieza. Por los beneficios que tenemos ahora y que vamos ir teniendo con la salud de los niños y de nosotros mismos. Ya Waslala tiene envidia de cómo logró El Naranjo este mega proyecto”, afirma el munícipe.