•   NUEVA GUINEA, RAAS  |
  •  |
  •  |

Las violaciones a los derechos humanos y la retardación fueron las dos principales causas por las que los habitantes de Nueva Guinea acudieron ante la delegación del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos en este municipio. Las denuncias apuntan hacia los agentes de la Policía Nacional, aunque la institución asegura que la situación está cambiando y manifiesta su preocupación por la saturación de las cárceles preventivas.

Juan Báez Rubio, Coordinador del Cenidh en la zona, manifestó que a lo largo del año que culmina recibieron un total de 64 denuncias, la mitad relacionadas a la violación de los derechos humanos y el resto con la retardación de justicia, entre otros casos.  Entre los abusos más significativos  sobresale la violencia intrafamiliar, que  incluyen agresiones físicas. El caso más relevante fue el que ocurrió el pasado 30 de agosto en la Colonia Tololinga, ubicada al norte de Nueva Guinea, donde Freddy Antonio Borge le cercenó las manos a su cónyuge Daysi Amador.

Pero, según el funcionario del Cenidh, uno de los temas más sentidos por la población es la retardación de justicia, que es sufrida por reos que son investigados y exceden las horas de ley tras las rejas sin ser formalmente acusados.

En esa misma línea, también hay reos que tienen sentencia firme en su contra y no son enviados al Sistema Penitenciario para pagar su condena debido a la saturación de las cárceles.
En 2011 el Cenidh realizó siete visitas a las cárceles de Nueva Guinea, donde constató que existen maltratos físicos por parte de la Policía tanto en el proceso de captura como durante la investigación de los casos.

Además la alimentación no es entregada en tiempo y forma a los reos, los que a su vez se encargan de golpear a los reos de nuevo ingreso.

Según Báez Rubio, todo esto ha sido expuesto ante las autoridades, las que ya tomaron carta en el asunto, y algunas situaciones se han venido regulando.

Familiares de reos expresan inconformidades
Los casos de maltrato policial son denunciados constantemente. Doña Aura Lila Martínez tiene en las cárceles del municipio a sus dos hijos. Cuenta que ellos venían  de Costa Rica cuando fueron detenidos y golpeados, por lo que acudió a la delegación para llevarles vestuario, pero este nunca les fue entregado.

Otro ciudadano que denunció la violación a sus derechos humanos por parte de la Policía, es Jairo Margarito López Díaz.

Según dijo, todo inició cuando fue capturado en momentos que dirigía a unas personas que se tomaban tierras. Cuenta que una vez preso lo mantuvieron ocho horas con las esposas puestas y aunque imploró que “por favor” se las quitaran para hacer sus necesidades fisiológicas, los agentes no le prestaron atención.

La denuncia fue notificada a los derechos humanos pero nunca obtuvo una respuesta.

Jefe policial ofrece su versión
Sobre tales señalamientos, el comisionado Ramón Castillo manifestó que uno de los principales problemas que enfrentan como institución en Nueva Guinea es la superpoblación de las cárceles. Indicó que las cárceles preventivas tienen una capacidad aproximada de 20 reos, pero ahora hay más de 50, a lo que se debe sumar que las celdas no prestan las condiciones, pese a que a un empresario colaboró en la reparación de las mismas.

Según el jefe policial, los derechos de los detenidos se están respetando. Hay dos días que los reos son expuestos al sol y reciben atención médica, además tienen derecho a las visitas de familiares y diversos grupos religiosos ayudan con su alimentación.

Sobre la retardación de justicia dijo que hay algunos detenidos a los que no se les ha aplicado sentencia, además, apuntó que las autoridades del Sistema Penitenciario de Juigalpa, Chontales, no quieren recibir a los reos ya sentenciados.

De momento, hay 12 reos que ya tienen sentencia firme pero continúan en las cárceles preventivas.

El comisionado Castillo agregó que en los casos de agresión física entre los reos, se lleva a los responsables nuevamente ante la justicia.

El uniformado agregó que se encuentran preocupados porque ya no tienen dónde ubicar más reos, ya que las celdas están saturadas.  

Puertas abiertas a los ciudadanos
Castillo dijo que si la ciudadanía siente que la Policía está actuando de forma anómala, que denuncie el caso para llevarlo a  Asuntos Internos de la institución y darle su debido proceso.

El jefe policial aseguró que en 2011 varios efectivos de esta localidad fueron sancionados por actuar en contra de la ley.