•  |
  •  |

Las universidades caribeñas Uraccan (Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense y Bicu (Bluefields Indian and Caribbean University) urgen mayor presupuesto para dar más cobertura en la RAAS y RAAN y responder a las demandas de otros municipios que solicitan extensiones académicas para sus bachilleres, que no tienen oportunidad de continuar con sus estudios.

“Necesitamos una inversión de 5 millones de dólares para desarrollar en los próximos 4 años para la construcción de 30 laboratorios en los recintos y extensiones académicas de la universidad”, dice Gustavo Castro, re-electo rector de la Bicu, quien señala que es el principal reto que asume en su segundo periodo al frente de la universidad.

Distribución desproporcional
Castro dice que pese a las buenas relaciones con el gobierno que asegura los fondos del 6%, aún no se realiza una distribución equitativa en el seno del Consejo Nacional de Universidades (CNU). “Hemos  trabajado en buena coordinación con las instituciones y ministerios, pero tenemos muchas limitaciones e insuficientes recursos para responder a las demandas”, dice el rector y señala que actualmente tienen solicitud de cobertura en El Tortuguero, El Ayote y Waspan.

¿CNU excluyente?
Dolene Miller, representante creole de la Comisión Nacional de Demarcación Territorial (Conadeti), dice que el CNU actúa de manera excluyente con las universidades costeñas, “se requiere que las universidades regionales comunitarias participen de más presupuesto que otorga el CNU, no es posible que el 94% se quede en el Pacífico, la relación no es proporcional y nuestros pueblos sufren a falta de presupuesto para la educación superior en las regiones autónomas”, concluye Miller.