•   Siuna  |
  •  |
  •  |

No solo en el Sur de México y resto de países de Centroamérica es conocida la historia del Señor de Esquipulas, el cual es también llamado Cristo Negro. En el municipio de Siuna, Caribe norte, no es la excepción cuando los días 14 y 15 de enero de cada año se celebran las fiestas patronales en honor a Esquipulas.

Las actividades en el municipio son más que todo religiosas, iniciando el día 14 en la iglesia católica que lleva por nombre Señor de Esquipulas, igual que el santo. Se traslada la imagen a la iglesia Señora de Fátima, donde por la noche devotos del Cristo Negro permanecen en vigilia, dedicando cantos y oraciones.

El 15 culminaron las actividades con el recorrido de cientos de católicos que cargaron al santo por las principales calles de esta localidad. Hay devotas que afirman que han confiado su fe en el Cristo y que este ha cumplido sus peticiones, por tanto, tienen que pagarle promesas.

Diversas formas de pagar
Hay quienes hacen el recorrido descalzos, otros lo hacen de rodillas, con sus ojos vendados e inclusive hay quienes prometen asistir a sus procesiones toda su vida. Olga Argüello dijo al NUEVO DIARIO, que cuando ella estaba embarazada de su hijo, sufrió un accidente y cuando fue llevada por sus familiares al centro de salud, los médicos le dijeron que perdería al hijo que llevaba en las entrañas. Ella le pidió al Señor de Esquipulas por la vida de su vástago.

Agregó que la promesa que debe responder es asistir junto a su hijo todos los 15 de enero a la procesión del santo y a la misa, razón por la que este año se encontraba ahí, agradeciendo al Cristo Negro.

Como esta, son muchas las historias que se encuentran entre los creyentes del Santo. Para estas dos fechas, las calles de esta población se ven completamente abarrotadas por los promesantes católicos, entre el ruido de cohetes y bombas.

Tras la celebración al Cristo Negro, la calma vuelve a esta ciudad del Triángulo minero, hasta el siguiente año.