•   Bluefields, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gobierno de Costa Rica debe evitar los daños ambientales en la construcción de los 160 kilómetros de carretera que se construye al margen del nicaragüense Rio San Juan, dice Alberto Cabeza de la fundación mundial Déjenos vivir en Paz de Costa Rica, quien visitó las municipalidades de Kukra Hill y Bluefields en la Región Autónoma Atlántico Sur, RAAS.

“Estamos aquí para conocer las experiencias de estas municipalidades sobre el desarrollo de sus proyectos, porque en el caso de Costa Rica, no se consultó con las 6 municipalidades donde pasa la carretera”, dice Cabeza quien señala que los alcaldes de La Cruz, Upala, Los Chiles, Sarapiquí, San Carlos y Pococí, no fueron consultados por el gobierno de Laura Chinchilla sobre las implicaciones que tendrá el proyecto en las municipalidades.

“Los alcaldes han dicho que sus municipalidades no son responsables de las consecuencias ambientales que ocasione la construcción, nosotros no nos oponemos al desarrollo del proyecto si hubiesen realizado un estudio de impacto ambiental que minimice los daños”, señala Alberto, quien manifiesta que los medios de comunicación de Costa Rica, han usado y manipulado la información para fomentar la xenofobia en contra de los nicaragüenses.

Xenofóbicos

“Ellos le han preguntado a los ticos si están a favor o en contra de la carretera, pero no les han preguntado si están de acuerdo que se desarrolle el proyecto sin el estudio de impacto ambiental, la repuesta fuera otra porque nadie se opone a la construcción de la vía si cumpliera con los requisitos necesarios”, aclara el ambientalista.

El concejal de la comuna de Bluefields, Ramón Aragón, jefe de la bancada liberal, dice que si el gobierno de Costa Rica no consultó con las municipalidades, cometió irregularidades “debió hacerse la consulta, es un mandato de ley con las alcaldías, este es un serio problema porque hasta ahora no sabemos con exactitud cuáles son los daños que ocasionara esa carretera sobre la cuenca del Rio San Juan”, asegura Aragón, quien remitió una carta a los alcaldes por donde pasa la carretera en la que solicita sean partícipes activos del proyecto.

A fines del año pasado, la Fundación interpuso un recurso de amparo contra la construcción de la carretera, en la que manifiesta que el gobierno de Costa Rica no vela por el medio ambiente y omite planificar las condiciones de accesibilidad para las personas con discapacidad.