•  |
  •  |

Ante la necesidad de lograr más niveles de conocimientos entre los estudiantes de Secundaria, para que luego de bachillerarse lleguen aptos a las aulas universitarias, autoridades de la UNAN-Estelí sostuvieron un encuentro con funcionarios del Ministerio de Educación y docentes de esta ciudad.

Para la profesora Araceli Barreda, coordinadora del área de Comunicación Social de la universidad, la preocupación es que se continúe trabajando en la aplicación de contenidos de clases que preparen a los estudiantes, sobre todo de cuarto y quinto año de bachillerato, y puedan desenvolverse una vez que ingresen a las aulas de esa Alma Máter.

Esta inquietud surgió tras los resultados obtenidos en el examen de admisión que realizaran 11,912 estudiantes para obtener su clasificación. El Farem-Estelí hizo un conversatorio con delegados municipales, el delegado departamental, directores de centros de educación Secundaria, técnicos del Minde y docentes de la facultad, tras conocer los resultados de Estelí.

Cifras en qué pensar

En cifras para Estelí, en el área de Español de 944 que realizaron su prueba, 370 aprobaron, lo que representa un 39.19% y en la prueba de Matemáticas solo 24 lo lograron, que representa un alarmante 2.44%.

Al realizar una comparación con los resultados obtenidos en el 2011, los porcentajes han aumentado, pero no en la medida que se quiere.

La profesora Reina Isabel Sevilla Midence, decana de la Facultad Regional Multidisciplinaria Farem-UNAN-Estelí, señaló que aunque los resultados de aprobación de estudiantes sobre todo del área de Matemáticas, son preocupantes, si se articulan esfuerzos como ya se hace entre el Mined y las universidades públicas, sin duda estos problemas de calidad pueden superarse.

Otro problema que se conoció en el conversatorio, es que en Estelí los estudiantes que realizan el examen de admisión, para evitar este “colador”, evitan estudiar en la UNAN o en la UNI, y prefieren irse a universidades privadas, donde “don dinero”, todo lo puede.

Según una investigación realizada por estudiantes de la Farem-Estelí, los niveles de cientificidad en la educación que imparten universidades privadas son pocos.
Otro obstáculo conocido es que los estudiantes (de universidades privadas), cuando se encuentran a educadores que son exigentes en la materia que imparten, buscan a los que dirigen los centros y los denuncian como “malos”, dando como resultado que en esas casas de estudio solo queden maestros que por no meterse en conflictos, muchas veces acceden a los estudiantes.