•   Bluefields, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de los últimos sucesos ocurridos en Bluefields en la que el boxeador Evans Quinns fulminó a balazos al joven Raúl Bennet en un restaurante de la ciudad, la familia de la víctima está preocupada por la falta de investigación policial en el caso y temen que quede en la impunidad.

“Hasta ahora no nos han dicho nada, sólo que están investigando, pero no hay nadie detenido, exigimos justicia, que detengan a Evans y pague por lo que hizo, porque mi hermano no es ningún perro” dijo Jacqueline Bent, hermana de la víctima.

Por su parte Irayda Medina, compañera de vida de Bennet, manifestó que es preocupante la falta de solidaridad “estábamos almorzando mi marido, y mis dos hijos y llegó Evans hasta la mesa a dispararle, mi niño gritaba que no lo matara, toda la gente se corrió al baño y la cocina, yo pedía auxilio y nadie hizo nada, ni siquiera los vehículos que estaban ahí se ofrecieron para trasladarlo al hospital” señala entre sollozos Medina.

Investigan
La policía de Bluefields maneja con hermetismo el caso y se ha limitado a comentar que están investigando, “hemos realizado allanamiento y se retuvo a Edén Vargas, propietario de la moto acuática que usó Evans para escaparse--sobre el Río Escondido-- en dirección hasta ahora desconocida”, declaró el Comisionado Rolando Coulson, vocero policial.

El evangelista Cesar Sánchez exhortó que la gente tiene que regresar su mirada a Dios, “ya es tiempo de regresar a Dios y ponernos bajo su cobertura, unámonos y levantémonos en contra de la inseguridad”, reiteró Sánchez.

A la vez pidió a las autoridades civiles y militares que unidas combatan la deformación social con la palabra de Dios.

En tanto, Jorge Solano expresó que se necesita beligerancia policial, “no vemos resultados ni soluciones en las denuncias de los ciudadanos, estamos desprotegidos en la casa, en la calle y no estamos haciendo nada por mejorar nuestra seguridad”, aseguró Solano.

Se necesita mayor efectividad

“Necesitamos leyes más fuertes, que se aplique todo el peso sobre los delincuentes, uno pone la denuncia en la policía, hoy los meten y mañana los sacan, y en algunos casos, como son chavalos no les pueden hacer nada, eso está muy mal”, señaló Pedro Montoya.

“Estamos preocupados por los asaltos que ocurren a diario, no hay policías en las calles, y si llamas a la institución se aparecen hasta las cuatro horas, nuestros hijos están inseguros en las escuelas, es alarmante lo que está ocurriendo”, manifestó Anielka Matus.

El comisionado mayor, Guillermo Saballos, jefe policial en la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS,  se encuentra de subsidio y en su lugar está el comisionado Gustavo Aguilar, no acostumbran informar a profundidad sobre el trabajo policial y limita sus declaraciones al parte oficial de sucesos y denuncias de la divulgación.