•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Para llegar a Nindirí, los habitantes de la comunidad “Roberto Lara” debían superar una empinada cuesta. Tras años de padecer esa dificultad los pobladores de ese sitio llamado popularmente “El Hoyo” ahora cuentan con  unas gradas construidas por la alcaldía de ese municipio.

La obra que consiste en 200 escalones, y es la primera fase de un proyecto que lleva a cabo la Alcaldía de Nindirí, cuyo objetivo es garantizar mejores condiciones de vida a los lugareños; también buscan visibilizar a la comunidad como un sitio con potencial turístico.

La comunidad es heredera de una rica historia, ay que en la época Precolombina por esa difícil ruta los indígenas bajaban a la laguna. Se dice que el lugar lo utilizaban para hacer los sacrificios a sus dioses.

De este interesante pasado se conserva la llamada Piedra del Sacrificio, ubicada a unos pasos de la plazoleta o mirador, también construido en una primera fase, informó Verónica Salazar, Divulgadora de la Alcaldía de Nindirí.

El mirador tiene una vista panorámica desde donde se aprecia la Laguna de Masaya y su imponente volcán.

Las obras
Se instalaron dos luminarias  y se trabajará en coordinación con la Policía para brindar seguridad a los pobladores del lugar que utilizarán las escaleras, y de igual manera a los visitantes.

Doña Petrona Martínez, habitante de la “Roberto Lara” celebró  el beneficio ya que dijo que tenían que subir “como garrobos agarrándose de las piedras”, y ahora subirán sin ningún riesgo.

Por su parte, la alcaldesa de Nindirí, Clarisa Vivas, comentó que esta primera fase representa una inversión de 300 mil córdobas con fondos propios de la municipalidad y se trabajó con mano de obra local. En la segunda fase se tiene proyectada la construcción de una plazoleta.