• Cardenas, Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La falta de empleo y los bajos salarios en el sector agrícola provocan un ir y venir de campesinos del municipio de Cárdenas a territorio costarricense.

Para los pobladores de la franja costera del Lago Cocibolca y la frontera con Costa Rica, la “facilidad” para moverse al vecino del Sur les garantiza el sustento, pues les permite trasladarse a laborar a las haciendas y fincas ubicadas en el borde fronterizo del vecino país del Sur.

Uno de los que constantemente se cruza a laborar a las haciendas ticas, es Santos Guevara, quien habita en la comunidad El Tablón.

Vive tan cerca del punto donde le dan trabajo, que hasta hace el viaje a pie junto a su hermano Pilar Guevara y otros amigos de esta localidad. De acuerdo con los hermanos Guevara, en “la comarca El Tablón la mayoría de los hombres se cruzan a trabajar en cortes de naranja, frijoles, y por esto nos pagan al día seis mil colones, que son 240 córdobas, mientras acá pagan el día a cien córdobas”.

Según don Santos, además del bajo salario, en la zona fronteriza de Cárdenas son pocas las plazas de trabajo disponibles para tareas agrícolas, y por eso semanal o quincenalmente muchos hombres peregrinan hacia las fincas ticas.

José Adán Obando, de la comarca Río Mena, es uno de los pocos que no hace el viaje. Él prefiere, junto a un hermano, dedicarse al cultivo de sandías, pero detalló que al igual que en las otras comarcas, la mayoría de los varones se trasladan a las fincas ticas a trabajar, por la falta de empleo en este lado y por devengar un mejor salario.

Como ejemplo manifestó que en las fincas ticas a un obrero le pagan 15 mil colones por sembrar una lata de frijoles, lo que equivale a “poco más de 600 córdobas acá, y por esta tarea jamás van a pagar aquí esa cantidad”.

En Tiruri se repite la historia
En la comarca Tiruri la situación es similar, según confirmó el lugareño Manuel Muñoz, quien se ha trasladado a trabajar en cortes de naranja y tereas de chapia.

Los campesinos consultados revelaron que los lugares, en suelo costarricense, a los que frecuentemente van tras trabajo, se localizan en Armenia, Brasilia, Palmeras, Parcelas, El Oro, entre otros sitios.

Narran que el viaje lo hacen por pasadizos o veredas donde tienen que evadir a la Policía tica, ya que una vez que llegan a las fincas únicamente presentan sus cédulas de identidad e inician tareas.

Una vez que los obreros del campo cobran sus colones, usualmente los fines de semana, realizan el viaje de vuelta, directo a convertir la moneda tica en córdobas donde el cambista Nelson Espinoza. Él cuenta entre sus clientes a hombres que se desempeñan en cortes de melones, naranja, caña, café y otras labores agrícolas.