•  |
  •  |

Con el fin de evitar un amotinamiento de mayor peligrosidad y descongestionar un poco las cárceles preventivas de la delegación policial de Chontales, 15 reos que cumplen condena fueron trasladados al sistema penitenciario de Quisalá.

Ante un leve motín que se dio y duró 2 o 3 horas entre el 18 y el 19 de marzo pasado, las autoridades de la Policía, de Gobernación, del Ministerio de Salud, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, jueces y ejecutores de sentencia, acordaron  trasladar a los reos más “bulliciosos”.

Según el jefe de Auxilio Judicial de la Policía en el departamento de Chontales, comisionado Edgardo Coronado, para el traslado de los reclusos lograron coordinar acciones con el alcaide Evenor Centeno, Director del penal regional de Quisalá.
Los reclusos demandaban a las autoridades mejor trato y comida, así como atención médica y traslado inmediato al Sistema Penitenciario de Quisalá, porque ya no aguantaban estar amontonados.

“Los reos que hacían más ruido y los que estaban con condena altas fueron los que se trasladaron al Sistema Penitenciario”, dijo Coronado, “se les dio el medicamento necesario para que puedan subsistir, se logró la calidad de comida, los viernes en horas de la mañana son los días de visita…

Asimismo, para evitar acumulación de personas que visitan el área de la policía también se saca a los reos al sol cada 2 días, y se les aplican jornadas de limpieza, para que se mantengan ocupados”.

Otra de las demandas de los reos, es tener visitas conyugales privadas, pero el comisionado Coronado manifestó que eso no podía ser debido a que no cuentan con cuartos privados para cónyuges.

Aunque “es un proyecto que hay que hacer y es necesario”. Estamos haciendo el estudio, esto tiene un costo y la Policía no lo puede financiar, haremos coordinación con instituciones, patronatos de reos”, sostuvo.

Los presos que fueron trasladados al penal de Quisalá estaban condenados por los delitos de violaciones, robo con intimidación abigeato y droga. Actualmente, en las celdas preventivas de la delegación policial hay 150 reclusos, de los cuales todavía registran 80 condenados, sin contar las capturas que se han realizado en las últimas semanas. El penitenciario de Quisalá tiene una capacidad para albergar a 500 reos; sin embargo, hay 890, sin sumar los 15 que fueron trasladados.