•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Orlando Benavides, comerciante de productos perecederos, denunció ser una víctima “gratuita” de la Policía Nacional, que le retuvo todo un cargamento de tomates, chiltomas y malangas, valoradas en casi 600 mil córdobas, y que según el comisionado mayor Edgar Sánchez, jefe policial en Nueva Segovia, fue introducido de contrabando desde territorio hondureño.

El quejoso aseguró que los productos perecederos “se los compré a productores de Jalapa, incluso con la supervisión previa de la misma Policía y técnicos del Magfor (Ministerio Agropecuario y Forestal), pero aun así me detuvieron la carga”, señaló, a la vez que mostró la copia de una acta de inspección firmada por un policía y un técnico de la mencionada institución.

Horticultor confirma venta
Benavides mencionó al productor Jaime Cáceres, de la comarca Monte Frío, ocho kilómetros al este de la ciudad de Jalapa, y a otro de Teotecacinte quien le vendió chiltomas y al que también, aseguró, le compró un plantío de tomates. Consultado por teléfono, Cáceres ratificó la transacción. “No hay ningún recibo, porque aquí acostumbramos vender todo en efectivo”, indicó.

Agregó que todavía le quedan 250 cajas de tomate, pero ahora teme llevarlas porque la Policía se las quita en el camino, cuyo producto él intenta introducir a los mercados de Managua.

“Ya estoy fregado porque trabajo con préstamos. Me ocuparon (el domingo último) una camioneta con 98 cajillas de tomate, y no entregan recibo de ocupación ni abren ningún proceso contra mi persona, y además me tratan como si fuera traficante de drogas, no sé con qué ley procede la Policía”, se quejó.

Detalló que la pérdida en las chiltomas es de 100 mil córdobas; en el tomate 200 mil córdobas, y en la malanga 296 mil córdobas. En el caso de la malanga dijo que llevó a la Policía y un técnico del Magfor a verificar en la comarca El Carbón, sitio donde recolectó el tubérculo, pero que sólo la Policía no acepta la prueba.

Policía sostiene que es contrabando
Por su parte el comisionado mayor Sánchez, jefe policial en Nueva Segovia, aseguró que la ocupación de esos productos al señor Benavides se realizó con base a evidencias concretas que la Policía constató en el municipio de Jalapa, particularmente en la franja fronteriza con Honduras, donde existe una febril actividad de introducción ilegal de productos a través de pasos ilegales.

“Esos productos fueron introducidos de contrabando, lo que pasa es que algunas personas de la zona de Jalapa se prestan a decir que vendieron su producción, pero eso es una mampara que utilizan, porque contamos con información de que es producto traído de Cifuentes (pueblo catracho fronterizo con Nicaragua)”, señaló.

Agregó que toda esa información se le ha entregado a la Dirección General de Aduanas para que determine la medida administrativa correspondiente. “Algunos de los que afirma el señor Benavides que les compró el producto, niegan que le hayan vendido”, comentó el alto jefe policial.

Sánchez añadió que de manera permanente ejecutan un plan especial en la zona fronteriza, que incluye requisas a los buses del transporte colectivo, los que son utilizados para transportar productos de contrabando.

En los últimos 15 días, mencionó la ocupación de 300 quintales de café oro hondureño, 20 sacos de café uva, 180 molinos de mano, y ocho cajas de clavos, así como 563 cajas de tomate y 96 sacos de malanga.