•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un estudio que realizó la Diócesis de Granada en municipios de Boaco, Rivas y Granada, reveló que muchos habitantes de esas zonas frecuentan reuniones en otras denominaciones religiosas, a pesar de declararse abiertamente como católicos.

Esa situación, según el Obispo de esta sede eclesiástica, monseñor Jorge Solórzano, se debe al descuido de las comunidades por parte de los sacerdotes.

Por poner un ejemplo, citó el caso del municipio Santa Lucía, en el departamento de Boaco, donde el censo refleja que la mayoría quienes allí habitan son católicos, pero “como no había ni sacerdotes ni parroquias cerca, iban donde los protestantes”.

Resultados similares se obtuvieron en la parroquia La Divina Misericordia, localizada entre Muy Muy y Boaco. Y es lo que activó, según el alto jerarca, un arduo trabajo pastoral que persigue recuperar feligreses.

“Muchos me dijeron: Nosotros íbamos a templos protestantes porque aquí ni los sacerdotes venían, ahora ya estamos atendidos por la iglesia a través de nuestra parroquia”, dijo el Obispo, quien insistió en que la creación de nuevas parroquias, la llegada de sacerdotes y laicos misioneros, es la solución para llevar la evangelización hasta las comunidades más lejanas y lograr una iglesia activa, como lo exigen los tiempos modernos.

El religioso manifestó que el trabajo fundamental de la iglesia es la nueva evangelización a través de las misiones, donde los sacerdotes, religiosos y laicos vayan de casa a casa a predicar la Palabra de Dios.

“Debemos adecuar la evangelización a los nuevos tiempos, para que la iglesia se fortalezca. Por eso en la Diócesis tenemos la Vicaría de la Nueva Evangelización en comunión con el papa Benedicto XVI, para llegar a todos los rincones de la Diócesis”, afirmó.

De su gestión
A dos años de su arribo a esta Diócesis, monseñor Solórzano cuenta entre sus logros la construcción de 13 nuevas parroquias: seis en Rivas, tres en Granada y cuatro en Boaco, sumando un total de 49 templos, así como la ordenación de diez sacerdotes y siete diáconos.

Además cuenta la creación del Seminario Mayor San Pedro Apóstol donde forman a 50 presbíteros, y la formación de 20 pastorales.

Entre las gestiones realizadas desde que asumió el Obispado de Granada, sobresale la restauración de la Catedral Inmaculada Concepción de María, el Palacio Episcopal y la construcción de la Casa Juan Pablo II.