•  |
  •  |

Los pobladores de Niquinohomo se encuentran inconformes con la administración  del cura párroco Allan Delgado, de la iglesia Santa Ana, a quien señalan de haber cambiado la puerta principal de madera, que data de 1712, por una de metal,  lo que  quebranta la armonía y  conservación del patrimonio nacional.

El párroco sostuvo que se vio obligado a realizar el cambio, porque la humedad estaba destruyéndola, al igual que otros bienes históricos del templo.

Según Alesia Muñoz, este problema inició hace 10 años, con la llegada del párroco  Delgado, pues desde su administración se han venido registrando anomalías con las reliquias.

“Existe una desconfianza general en cuanto a algunas imágenes, por ejemplo  cuatro  de las 14 estaciones de la pasión de Cristo, las flechas de San Sebastián que son réplicas; y también se han perdido accesorios, entre ellos el bastón de plata de San  José, un incensario, la corona de oro  de la Virgen de Santa Ana”, agregó la denunciante.

José Luis López, otro poblador, mencionó que el párroco compró unas bancas metálicas, que están al lado de las de madera. “Hay feligreses molestos, es más ni quieren sentarse, porque esas bancan tienen  olor a cobre y pueden dañar la ropa”, indicó el denunciante.

Más anomalías
Los afectados aseguran que el guía espiritual no rinde cuentas con relación  a las ganancias que percibe con las diferentes actividades que se efectúan para recaudar fondos, que dejan de 30 a 40 mil córdobas.

Además, no rinde cuanta sobre los 500 mil córdobas que anualmente da la Asamblea Nacional.

Los perjudicados aseguraron que para la Semana Santa se sorprendieron al ver las réplicas en pequeño de las estaciones de la pasión de Cristo. ¿Dónde están las originales? Los pobladores de Niquinohomo lo que queremos es que respete la arquitectura del templo ya que es patrimonio nacional.

Por su parte, el sacerdote Allan Salgado, manifestó que los cambios se han hecho porque existe mucha humedad en el ambiente y eso ha dañado la puerta principal y las laterales, así como los lienzos de los cuadros.

“El problema es la humedad, la tela se llena de lama. Se dieron a restaurar y cada cuadro costó 600 dólares, multiplícalo por 14, el total es de 8 mil 400 dólares, sin meter el marco. Por eso se ha decidido sacarlos solo en fechas especiales”, expresó el cura.

El sacerdote enfatizó que hay personas que se molestan, y les da la razón, pero no saben o no tienen el conocimiento de la problemática.

“No es capricho, e incluso comentan que los vendí, pero los cuadros están bien guardados lejos de la humedad y solo se sacarán para fechas especiales”, aseveró.

El párroco Delgado mencionó que gestionó directamente con la Secretaría de Comunicación de la Presidencia ayuda porque no tenía apoyo de las autoridades locales. La Primera Dama de la República otorgó dos millones 800 mil córdobas para la restauración de la parroquia.

 “Hubo un primer desembolso de 175 mil córdobas, de los cuales se compraron 8 mil tejas para reparar el tejado, porque si se desploma la iglesia no van a decir por el alcalde, van a decir por el cura”, dijo.

El guía espiritual recordó que hace cinco años, una de las campanas se partió, pero se dio a reparar para preservarla.    El Ministerio de Cultura tiene conocimiento del caso, y delegó un equipo de trabajo para que asesore al personal que trabaja en la restauración del templo. En los próximos días las autoridades del Ministerio de Cultura se reunirán con el sacerdote y afinarán detalles para trabajar por la restauración del local.