•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Luis Morales Alonso, subdirector del Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, anunció que en menos de tres semanas dará inicio el proyecto de rehabilitación del entorno de la Basílica Catedral de León, “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, cuya inversión asciende a 675 mil dólares, aportados por la Cooperación Española.

El funcionario admitió que los trabajos están retrasados desde noviembre del año anterior. Uno de los motivos de esa situación ha sido la falta de colaboración de los comerciantes, que se niegan a abandonar el lugar, que han transformado en un “mercado”.

En cuanto a las recomendaciones dadas a conocer por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura, Unesco, en relación al embellecimiento del entorno y rehabilitación de la Basílica Catedral, Morales Alonso afirmó que es una responsabilidad compartida entre el INC, la iglesia Católica, el Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, Alcaldía y ciudanía en general.

Es necesario que cuidemos este “bien cultural (Catedral), y después de haber recibido tal distinción, tenemos que mejorar el entorno, mantenerlo limpio, dar mayor seguridad a los turistas, y mejores condiciones a los trabajadores”, comentó el funcionario del INC.

Aclaró que la Unesco en ningún momento ha exigido ningún tipo de acción en torno a la declaración de la Catedral, “lo único que recomendó la Unesco es que se cumpliera con unos requisitos técnicos, estudios estructurales, eléctricos, hidrosanitarios y de bienes culturales”, dijo.

En la primera fase se incluye la remodelación de todo el cableado público, que será soterrado, y conjuntamente se eliminarán los postes del tendido eléctrico. También serán remodeladas las áreas verdes de la plaza y parque central, se reemplazará la cubierta del piso del parque y las calles paralelas al edificio religioso.

Durante el encuentro, las autoridades de Cultura y de Turismo dieron a conocer los planes de financiamiento, construcción y ubicación de kioscos comerciales, y la adquisición de carritos móviles que reemplazarán los carretones rústicos que venden raspados, hot-dogs, pizzas y otro tipo de comidas rápidas.

También se abordó la necesidad de brindar talleres de capacitación a los comerciantes, haciendo énfasis en los idiomas inglés, francés, portugués y alemán, así como normas de conducta, atención al cliente y relaciones humanas.