•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los alrededores del Parque Morazán, de Matagalpa, son territorio de una madre que a pesar de los golpes de la vida logró que sus hijos aprendieran a leer y escribir.

Ella es Antonia Morales Cruz, conocida por como La Toña, famosa por su venta de café con leche y pan que oferta diario a partir de las cuatro de la mañana, desde hace 42 años.

Es posible encontrarla en una caseta en el Parque Morazán, frente a la Catedral de San Pedro.

“Mire, yo aquí pasé grandes penurias, me caía agua y sol,… con una mano sostenía la sombrilla y con la otra preparaba el café”, relata.

La Toña parió trece hijos y fue con su venta que se las ingenió para criar a semejante prole.

“A pesar de que mi trabajo es pobre, mis hijos lograron estudiar, no son profesionales pero sí saben leer y escribir, soy madre y padre para mis hijos, los que están vivos, porque cinco ya fallecieron… Hace 42 años que estoy en este parque, este ha sido mi centro de trabajo y mi casa, porque a veces me tocaba dormir aquí”, cuenta.

En el amor siente que no tuvo “la suerte de que un hombre viviera todo el tiempo conmigo, pues cuando me veían con la barriga, me dejaban, es por eso que mis hijos son de cinco padres diferentes, pero jamás se me pasó por la cabeza regalar a mis hijos”, enfatiza.

Ahora La Toña, que tuvo su primer chavalo a los 15 años, no solo vende café con pan sino también gaseosas, golosinas y de vez en cuando hasta comida. Tiene 73 años y dice que saldrá de su negocio hasta que su vida termine.