•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando Ana Jahaira Umaña, ahora de 34 años, habitante de la comarca Belén, Chinandega, salió embarazada a los 14 años del primero de sus tres hijos, fue abandonada por su compañero, y partir de entonces su vida ha sido una lucha constante por superar cuanta dificultad se le presenta.

La maternidad le llegó cuando estudiaba en la Escuela Normal “Darwin Vallecillo”, de Chinandega. “Estudié hasta sexto grado en la Escuela de Belén, después intenté formarme como maestra, pero no fue posible, porque comencé a desempeñar mi labor como madre”, indicó.

Pero la pobreza no mató en ella el deseo de superación, y así se planteó el desafío de educar a sus hijos. Lava, plancha, cocina y trabaja como doméstica con tal de reunir lo justo para que sus vástagos no abandonen sus estudios, como le tocó a ella.

“Mis hijos son dedicados a sus estudios, respetuosos y amorosos”, dice orgullosa, porque ya Darwin Porfirio, su hijo mayor, está en primer año de Psicología; René cursa el año común en una universidad de León, y María de los Ángeles está en la secundaria.

Mientras descansa en su humilde vivienda, tras terminar una dura jornada de lavado de ropa, Ana Jahaira sonríe al contar que la gente le dice que con sus hijos parecen hermanos. Pero reconoce que su precoz maternidad “ha sido un sacrificio mayúsculo”.