•   Carazo y Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los mercados y zonas agrícolas de Carazo, menores de 13 años diariamente cumplen pesadas jornadas de trabajo. Ellos cargan en sus hombros el peso de la pobreza, lo cual no les permite recibir educación.

En La Conquista, de cada 100 niños de entre seis y 13 años, 40 se retiran de las aulas de clases para trabajar en la agricultura junto con sus padres, reveló un estudio realizado en Carazo por la Fundación San Lucas, en 2011.

“Los niños de las comarcas El Naranjo, La Pitilla, La Pita, El Encierro, El Brasil y Río Grande ya el estudio no lo miran como un futuro para sus vidas, sino que prefieren dejar de asistir a la escuela para trabajar con sus padres o vecinos en la agricultura, porque piensan que toda la vida de eso vivirán”, expuso Celia Acosta, sicóloga de la Red Contra la Erradicación del Trabajo Infantil en Carazo.

Acosta también enfatizó que la lejanía de los centros de estudio impide la asistencia de los menores a las aulas. Hay comarcas que el colegio más cercano les queda a 4 o 5 kilómetros de distancia “y los padres de familia ya no mandan a las niñas a clases por miedo a que les pueda suceder algo… Todos los días observamos a niñas y niños en edades de 6 a 14 años en las calles y mercados vendiendo frutas y verduras en horas que pueden ser dedicadas al estudio”, comentó la especialista.

Pero la realidad manifestada por la inspectora interina de la delegación del Ministerio del Trabajo, Ilsa Rodriguez es abismalmente distinta, pues en 2011 solo habla de tres niños que detectaron laborando en fincas cafetaleras y que fueron “recuperados” con el correspondiente llamado de atención hacia sus padres.

Este año, aseveró que no se han reportado denuncias de trabajo infantil, “en caso de que estén trabajando solo se puede hacer según la ley, que dice que es de 14 años en adelante, pero los padres o tutores tienen que presentarse a la delegación del Mitrab, y nosotros les damos seguimiento con relación a sus remuneraciones y derechos, siempre y cuando el adolescente continúe con sus estudios y sus jornada laboral sea de seis horas diarias”, puntualizó.

En tanto, las autoridades del Ministerio de Educación en Carazo, informaron que revisan sus estadísticas para determinar la cantidad de niños que han desertado de las escuelas.