•   San José, Pantasma, Jinotega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La central hidroeléctrica Casa Quemada, situada en la comarca San José, del municipio de Pantasma, en Jinotega, entró en operaciones este pasado lunes y en esta primera etapa está permitiendo el acceso a la energía a 800 viviendas, de las 1,144 que se proyecta beneficiar una vez el proyecto funcione en toda su capacidad.

La central cuenta con una potencia de 425 kilowatts y para llevar la energía hasta los beneficiarios se construyeron 78 kilómetros de redes de distribución. También se instalaron 200 luminarias en puntos estratégicos de las comunidades, como escuelas, centros de salud e iglesias.

La inversión del proyecto es de 2 millones 353 mil 945 dólares y además del aporte estatal se contó con la contribución del Reino de Noruega, la Cooperación Suiza en América Central, Cosude, y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD.

Salvador Mansell, presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica, Enatrel, resaltó que este proyecto beneficia a las comunidades La Virgen 1 y 2,Guapinol 1 y 2, Río Grande, El Jilguero, Planes de Vilan, Aguas Calientes, El Plátano, Valle de los Meza y San José.

“Decidimos electrificar esta zona por ser altamente productiva, tanto de café como de ganado y sobre todo que es rica en recursos hídricos, esto nos permitió construir esta fuente renovable de energía sin necesidad de utilizar diesel, y así contribuir con el medio ambiente”, mencionó.

Asimismo, manifestó que la comunidad aportó al proyecto organizándose en una cooperativa. También dijo que serán los comunitarios quienes manejarán las instalaciones.

Mansell prometió seguir apoyándolos con seguimiento “para darles asistencia técnica y administrativa, por si surge alguna dificultad no se vea afectada la comunidad y de esta forma garantizarles un servicio continuo y seguro”, apuntó.

Por su parte Alí Rivera, presidente de la Cooperativa San José El Malacato, comentó que el aporte que los habitantes hicieron para la edificación de la planta ronda el millón trescientos mil córdobas. “Además, donamos los terrenos donde se construyó la casa máquina, la presa, las tuberías y oficinas”, detalló Rivera.

Fijan tarifas

En cuanto a la a tarifa del servicio, Rivera apuntó que fue establecida por el Ministerio de Energía y Minas en 19 centavos por kilowatt o un mínimo de 60 córdobas mensual, pero enfatizó que el problema no es que sea cara o barata, sino que la comunidad aprenda a hacer un uso eficiente del recurso.

En el caso de quienes aún no gozan del nuevo servicio, Rivera aseguró que pronto comenzarán un recorrido casa a casa que les permita identificar el porqué del problema y buscarle una solución.

Por su parte Pablo Mandeville, representante del PNUD, destacó el aporte que este organismo ha hecho durante 11 años de presencia en Nicaragua, incluso con la construcción de plantas similares a la hidroeléctrica Casa Quemada.

Mandeville agregó que en la lucha contra la pobreza, tener acceso a la energía es algo fundamental, por eso este tipo de plantas energéticas son un aporte significativo a la sociedad. “Por ejemplo, con esta pequeña central que hoy inauguramos, la cual tiene este sistema de energía renovable, estaremos evitando la emisión de 220 mil toneladas de carbono al año, paliando un poco las consecuencias del cambio climático”, resaltó.