•  |
  •  |
  • END

Este martes dos de septiembre, Chinandega cumplirá 169 años de haber sido elevada al rango de ciudad, actualmente una de las más prósperas y pobladas de Nicaragua.

Chinandega significa en náhuatl “casas de tejidos de cañas”, o ranchos (China mcal-teca): de Chinamiti-cerco de cañas, Calli-casas y Tecate (gentilicio). También, “En el cercado de caña Chinatlan. De Chinamitl-cercado de Cañas, Tecatí-vecino”.

El 15 de marzo de 1836, la entonces Asamblea Constituyente confirió a Chinandega el título de Villa, y el 2 de septiembre de 1839 el gobierno de don Joaquín de Cosio, nativo de El Viejo, le otorgó el título de ciudad.

Por decreto legislativo de la Confederación Centroamericana, emitido el 17 de julio de 1842, esta ciudad fue designada capital de la entidad política.

En abril de 1898 ocurrió un violento temblor atribuido a convulsiones internas del vecino volcán El Viejo o San Cristóbal, que afectó a la ciudad de Chinandega.

También es conocida como “Ciudad Mártir”, debido al incendio que sufrió durante la guerra constitucionalista de 1926. Posteriormente, su trágico nombre fue ratificado por las ruinas ocasionadas durante la lucha popular, en 1979.

Tradición y cultura
En el período de Semana Santa se visitan con frecuencia los balnearios de Jiquilillo, Los Zorros, Padre Ramos, Pasocaballos, El Espigón, Aserradores, Aposentillo, Santa María del Mar, Costa Azul, la presa Campuzano, entre otros.

Durante esa época se aprecian los bailes folclóricos: La Gigantona, El Pepe Cabezón, acompañados de morteros, cohetes, cargas cerradas, triquitracas y otros juegos pirotécnicos.

El 17 de mayo Chinandega celebra la fiesta en honor a San Pascual Bailón, sobresaliendo los Mantudos, el 24 de septiembre: fiesta en honor a la Virgen de las Mercedes, con su tradicional baile del Torito y las fiestas patronales de Santa Ana, del 10 al 26 de julio.

Descendientes de los náhuatl
En 1751, Chinandega solamente tenía dos casas de teja y el resto de paja, con un templo con paredes de cal y piedra, techo de tablas y tejas.

En 1849 tenía una plaza y calles empedradas, circundante a la plaza, casas de adobe y tejas. El centro de Chinandega era la parte comercial que estaba en el Puerto de Posesión de El Realejo.

En 1877 la ciudad de Chinandega tenía un mercado en la plaza principal, dos escuelas de varones y una de niñas; sus habitantes descienden de las tribus náhuatl que habitaron este territorio antes de la llegada de los conquistadores españoles. Desde su inicio como poblado, en 1796, cuenta con calles urbanísticamente bien planificadas, gracias a la obra del recordado ingeniero Antonio Rojas.

La Confederación Centroamericana o “República Mayor de Centroamérica”, que integraban los Estados de Nicaragua, El Salvador y Honduras, por medio del decreto del 17 de julio de 1824, designó a la ciudad de Chinandega como capital de la Confederación. 
Por estar asentado este municipio en tierras planas y apropiadas para la agricultura, adquirió la notoriedad de “Granero de Nicaragua”, calificativo que perdió cuando el cultivo intensivo de algodón ocupó la mayoría de las tierras fértiles.

Los plantíos donde se cultivaba la mota blanca fueron suplantados por soya, sorgo, frijol, maní, ajonjolí, arroz, caña de azúcar y hortalizas.

Actualmente Chinandega cuenta con una intensa actividad comercial e industrial, tres mercados, tiendas, supermercados, bancos, hoteles, restaurantes, discotecas, parques, templos católicos, zona franca, tour operadoras, entre otras.

Además, fundaciones, televisión por cable, internet, pizzerías, rosticerías, telefonía celular, Palacio Municipal, dos hospitales, aeropuerto, estadio con luces, Biblioteca Municipal, colegios, universidades, museo, teatro, consulados, entre otros servicios.

El primer contacto que el visitante tiene con la ciudad es la Rotonda al Trabajador, construida en la entrada principal por el empresario Piero Coen Montealegre.

Cuna de personajes
En Chinandega nacieron el doctor Tomás Ruiz, sacerdote indígena, prócer de la independencia de Centroamérica; el compositor del Himno de Nicaragua, Salomón Ibarra Mayorga; el cantautor Tino López Guerra; el ex obispo de Occidente, Isidro Augusto Oviedo Reyes, impulsor de la Gritería Chiquita; el maestro de la confección y quijote del béisbol, Humberto Galeano; el venerado Monseñor Nicolás Antonio Madrigal García; el ex Arzobispo de Managua, Alejandro González Robleto; el periodista Gaby Rivas; y Rosa Sarmiento, madre del príncipe de las letras castellanas, Rubén Darío.

En esta ciudad, el capitalino Camilo Zapata, casado con una chinandegana, creó sus más bellas composiciones del Son Nica. El escritor Alberto Cabrales; el cantautor Jorge Paladino, creador de la famosa “Cumbia Chinandegana”; el general de brigada, Adolfo Zepeda, actual portavoz del Ejército de Nicaragua; el lanzador de los Rangers de Texas, Vicente Padilla; el bateador zurdo más jonronero del béisbol nacional, Próspero González, entre otros.

Dos hijos dilectos
Isaac Travers Zeledón, Vicealcalde de Chinandega, anunció que a las tres de la tarde de mañana martes, durante el acto central en el Polideportivo “Manuel Alemán”, el profesor José Raúl Peñalba Sotomayor, recopilador y difusor del folklore chinandegano, y Leonor Moreira, viuda del maestro de generaciones Ascensión Oviedo, fundador de la Escuela Mercantil de Occidente; serán declarados hijos dilectos y recibirán la Orden “Tomás Ruiz Romero”, máxima distinción que otorga la Alcaldía de Chinandega a ciudadanos ilustres de esta ciudad. “Nada ni nadie la doblega; así es Chinandega, mi tierra natal”, dice parte del corrido a esta ciudad, compuesto por el inmortal Tino López Guerra.


Felicitaciones de END
EL NUEVO DIARIO felicita a los chinandeganos por festejar el 169 aniversario del nombramiento de su ciudad.