•   El Viejo, Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La joven Margine Sánchez, habitante de una comarca en este municipio, solicitó a su exesposo el apellido para su hijo, pero tuvo que esperar cinco horas para ser atendida por el defensor público Ronmel Campuzano.

En la fila también se encontraba Juan Vanegas, poblador de la colonia Oviedo, quien citó a su esposa porque lo ha sacado de su vivienda en diversas ocasiones, y también esperaba ser atendido por el funcionario.

Campuzano extiende su horario de trabajo hasta en horas de la tarde de lunes a viernes para solucionar los problemas de los usuarios, ya que es el único defensor público en el municipio, uno de los más extensos y poblados del país.

“Durante junio he atendido 52 causas en materia de familia y 13 causas penales. Las pensiones alimenticias están a la orden del día. Siempre doy una respuesta, paso hasta las tres la tarde, atendiendo, pero hay demasiadas causas, por lo que necesitamos urgente otro defensor”, expresó. Tras la aprobación de la Ley 779 que protege a las mujeres contra la violencia domestica e intrafamiliar, se aumentará la cantidad de casos, pero consideró oportuna la ley porque de esta manera se frenará este flagelo.

En el Juzgado Local Penal de El Viejo también se reportan muchos casos, principalmente de violencia en el hogar, violación de domicilio, robos con fuerza, amenazas, entre otros.

La jueza Darling Castillo Reyes dijo que la cantidad de población en este municipio de 1,300 kilómetros cuadrados es inmensa. Asimismo, expresó que la Defensoría Pública tiene mucho trabajo, por lo que Campuzano muchas veces se mira en aprietos debido a que coincide la atención a la población con los juicios que atiende cuando es nombrado para defender a acusados de escasos recurso.