•   Rosita, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pobladores de Rosita, en la Región Autónoma Atlántico Norte, RAAN, claman por seguridad. En ese lugar, movilizarse por sus calles es un acto temerario, pues la delincuencia reina, según exponen.

Para el alcalde del municipio, Arturo Ibarra, la situación es “preocupante”, tanto en el área urbana como en el campo.

Ibarra reporta un incremento delictivo principalmente de robos, homicidios y abigeato en el caso de la zona rural.

En ese sentido reconoce como urgente coordinar trabajo con las autoridades policiales, para reducir la inseguridad que tiene agobiada a la población.

“Las familias del sector urbano exigen mayor patrullaje policial en el municipio pues se ha convertido en una guarida de los delincuentes, sobre todo por ser una zona montañosa, y nos preocupa aún más que los emigrantes a la zona parecen venir a alterar el orden público”, aseveró Ibarra.

El alcalde se comprometió a buscar coordinaciones con todos los sectores sociales y estatales, para trabajar en función de contrarrestar el problema.

Expendios de droga y falta de policías

Los expendios de drogas y la falta de policías son los factores que están contribuyendo a que en Rosita gobierne la inseguridad, de acuerdo con valoraciones de Paula Rugama, Coordinadora del Centro de Derechos Humanos, Ciudadanos y Autonómicos, Cedehca, de la localidad. Para la funcionaria, desde el gobierno municipal se puede trabajar. “Aquí no hay centros de recreación sana, no hay parques ni polideportivo rehabilitado, más bien el que están rehabilitando representará un peligro para los jóvenes porque está alejado; tampoco hay suficientes luminarias en las calles,” señaló.

Rugama comparte la necesidad de incrementar el número de policías en la Delegación de Rosita, ya que actualmente no tiene ni 20, cuando la población asciende a más 40 mil habitantes y además se debe atender a las 62 comunidades de la jurisdicción municipal.

También denunció falta control sobre los centros nocturnos como bares y tragamonedas, pues asegura que dejan ingresar a menores de edad, quienes también son usados por expendedores de drogas para el trasiego de las mismas. “Los expendios de drogas van en aumento, nosotros tenemos contabilizados más 25 expendios, algunos hasta usan niños para el trasiego de la droga, vos la pedís desde tu casa y ahí te la mandan a dejar con menores”, enfatizó Rugama.

Agregó que en la zona “han llegado hasta el extremo de que los delincuentes roban por encargo, es decir, les piden un chimbo (tanque) de gas, y en la noche ahí lo tenés”.

Las estadísticas de la Delegación policial del Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú, reflejan que el año 2011 se registraron 363 causas en Rosita, de las cuales 316 fueron remitidas al Ministerio Público para su respectiva acusación.

En lo que va del año ya se reportan 179 delitos en la zona, de los cuales 153 han sido remitidos a la Fiscalía.