•   Poneloya, León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El hacinamiento en las aulas del Colegio San Benito es evidente, el techo se encuentra totalmente deteriorado, se observan fisuras en las paredes, carece de puertas y de persianas, se necesitan pupitres, escritorios, abanicos y el reemplazo total del sistema eléctrico.

Es por eso que padres de familia, maestros y estudiantes del Colegio, y la comunidad costera de Poneloya, solicitan a las autoridades del Ministerio de Educación, Mined, el reemplazo total de la estructura física del edificio, dotación de equipos mobiliarios y textos educativos.

Computadoras desperdiciándose

Otro problema que sufre el centro es que el servicio de biblioteca se encuentra cerrado, al igual que el área de informática, a pesar de poseer 20 modernas computadoras e impresoras, se necesita instructores en esta área y no se han podido conseguir.

La escuela se fundó hace más de 20 años, y su objetivo era atender a una población estudiantil de 60 niños, porque era de carácter comunitario, sin embargo, debido al crecimiento poblacional, actualmente alberga a 650 estudiantes en la modalidad diurna de primaria y secundaria.

Sin agua ni sanitarios

Además de lo antes señalado, otro problema es la falta de acceso a los sistemas sanitarios, lo que provoca que los estudiantes se quejen por el deterioro de estos y por la insalubridad por la falta de servicio de agua potable.

De acuerdo con Manuel Antonio Morales, de 56 años, miembro del Comité de Padres de Familia del turno matutino, la capacidad del colegio fue rebasada: fue construido para 60 estudiantes, y la matricula del presente año superó los 600.

“Es necesario que las autoridades educativas se preocupen por la precaria situación que viven los estudiantes y maestros de esta escuela. Solicitamos que el edificio sea construido de dos plantas, los padres de familia no tenemos condiciones económicas para enfrentar este gasto. Esperamos que el gobierno nos dote de materiales para resolver parcialmente algunos problemas”, comentó Morales.

Los estudiantes

Mayrani Lisbeth Blandón, de 14 años, estudiante del segundo año y presidenta de la Federación de Estudiantes de Secundaria, FES, en el referido colegio, aseguró que sus compañeros y ella se encuentran desmotivados por la falta de condiciones, y por el poco interés de las autoridades educativas en atender sus demandas.

“Debido al hacinamiento y a la falta de abanicos, tenemos que salirnos con nuestros pupitres a los corredores y al patio para recibir las clases, sobre todo en época de verano, cuando el calor es insoportable. Además, por el deterioro del techo, el agua de lluvia se filtra y también nos afecta”, dijo la representante estudiantil.

Edgard Jirón Balladares, de 38 años, Subdirector del Colegio San Benito, explicó que el problema que enfrentan es del conocimiento de las autoridades educativas a nivel central y que no se han pronunciado al respecto.

Según Balladares, el 90% de la estructura física del edificio se encuentra deteriorada, y el hacinamiento en las aulas es insoportable. Eso hace que los estudiantes se sientan indispuestos por la intensidad de calor; además, las aulas fueron diseñadas para atender a 25 estudiantes, y aunque actualmente han triplicado su capacidad, el personal docente y administrativo continúa siendo de 14 plazas.