Ingrid Duarte
  •  |
  •  |
  • END

Sin presidente y sin señas de que lo haya, está el Tribunal de Apelaciones de la circunscripción sur, que cubre a los departamentos de Rivas y Granada, luego que el magistrado Norman Miranda Castillo partiera a Estados Unidos a formar parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Miranda Castillo fue nombrado a partir del primero de agosto de 2008 como Embajador Itinerante en Misión Especial del Equipo de la República de Nicaragua, en el gabinete para la Presidencia del sexagésimo tercer período ordinario de sesiones de la Asamblea General, y desde entonces las sentencias de las salas penal y civil han estado en espera.

La Sala Civil está integrada por las magistradas Ligia Rivas y Ángela Gross, y la Penal está conformada por los también magistrados Roberto Rodríguez y Alejandro Estrada, quienes en su debida Sala hacen quórum con un tercer miembro.


Integrar las dos Salas
“El magistrado presidente del Tribunal de Apelaciones debe integrar las dos Salas para que haya consenso, pero si por cualquier razón él falta, entonces debe designar a otra persona para que asista en su lugar, porque no podemos estar así”, expresó Rodríguez.

Según él, durante una reunión el pasado 28 de julio los cinco miembros intentaron nombrar a un nuevo presidente, pero por innumerables desacuerdos no obtuvieron resultados positivos. “Llegamos a un impase de tres a dos; y es que la Ley Orgánica dice que se requieren las dos terceras partes de los magistrados para nombrar presidente, y eso significa 3.3, así que dijeron que tres personas no son suficientes para decidir”.

Rodríguez dijo que propuso la integración de una de las magistradas a la Sala Penal y uno de ellos a la Civil, de tal forma que se siga trabajando en ambas Salas, pero tampoco fue aprobado. “Dijeron que sólo el presidente puede designar quién se incorpora; pero si no tenemos presidente cómo lo vamos a lograr. Tampoco nos podemos reunir porque no hay quien convoque”, subrayó.

END abordó al responsable administrativo, Benjamín Herrera, pero manifestó que no podía referirse al tema porque sus competencias son solamente los servicios personales, el mantenimiento y el suministro de materiales. Además, intentó conversar con la magistrada Gross, pero luego de un rato de espera la entrevista no pudo concretarse.