•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN
Una pronta descentralización del impuesto minero, que por concesión y explotación de oro el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, MHCP, recibe de la empresa Hemconic, demandan autoridades de gobierno y los CPC de Bonanza, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.

Piden que el desembolso en su totalidad no pase vía MHCP y luego distribuido en la región, porque a Bonanza llegan migajas.

En su lugar exigen que de forma directa sea entregado a la alcaldía, para que ésta no tenga inconvenientes en cuanto al acceso a ese recurso y pueda utilizarlo en proyectos de infraestructura que tanto hacen falta en este municipio, razonaron sus demandantes durante un encuentro que sostuvieron con Luis Gutiérrez, quien representó en el evento al presidente del Fondo de Inversión Social de Emergencia, FISE, Nelson Artola.

La demanda surgió luego que representantes del poder ciudadano solicitaran una serie de proyectos sociales para sus barrios y comunidades rurales, y tras coincidir sobre las potencialidades de desarrollo que tiene Bonanza con sus recursos naturales renovables y no renovables, entre ellos la minería, principal fuente de riqueza en explotación.


Extrema pobreza
Paradójicamente, Bonanza, con casi 25 mil habitantes multiétnicos, es uno los 13 municipios en extrema pobreza en las regiones autónomas, indica el mapa de pobreza de Nicaragua.

Bastante hacen sus autoridades locales para cambiar la imagen de este pueblo de aires frescos y rodeado de verdosas lomas, en el que se denota un relativo progreso, sobre todo, con la construcción de calles de doble vías adoquinadas y con aceras, además de un pujante comercio.

Todo ejecutado con un presupuesto anual de veinte millones de córdobas, aunque en realidad ingresan sólo 16 millones, completados con la ayuda de organismos donantes que tienen una participación esencial en los proyectos de infraestructura, asegura el alcalde Máximo Sevilla Suárez.


Que impuesto pase directo a las arcas locales
Sevilla afirma que lo idóneo sería que el impuesto minero, de 150 mil a 200 mil córdobas mensual, que en promedio deberían recibir, pasen directamente a las arcas de la municipalidad, con lo que fortalecerían varios proyectos, que requieren financiamientos.

El edil dijo enterarse que en el ministerio de hacienda hay un poco más de dos millones de córdobas, que son de impuestos mineros, que están retenidos por un problema entre hemconic y el MHCP, ya que se alega exoneración de impuestos.

Hemconic tiene desde 1994 la concesión del lote Bonanza, con una superficie de 12,400 hectáreas, por un período de 50 años.

Los impuestos mineros son entregados al ministerio de Hacienda, luego éste los envía al gobierno y al Consejo Regional del Atlántico Norte, posteriormente se le hace llegar a Bonanza, pero ya con una mínima cantidad.


Sólo migajas
El alcalde Sevilla confió que el mes pasado la alcaldía de Bonanza sólo recibió siete mil córdobas.

Sobre este impuesto minero ha sido un pleito permanente de los alcaldes de Bonanza, porque en la realidad lo que reciben es una poquedad, que a veces sólo ajusta para el pago de un funcionario menor, coinciden sus trabajadores.

La alcaldía de Bonanza recibe al día el 1% de la venta bruta de oro de los güiriseros o buscadores de oro de forma artesanal.