•   Nueva Segovia, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Treinta mil habitantes de tres territorios indígenas piden al Gobierno que cree otra Región Autónoma en el Atlántico Norte para poder resolver sus propios problemas.

“Vamos hacia esa meta, porque históricamente estos territorios no han sido atendidos ni por la RAAN ni por Jinotega; entonces, nosotros desde hace tiempo hicimos una petición al gobierno (para) que aprobara la creación de una región especial”, sostuvo Pablo Talavera, coordinador del gobierno del territorio “Miskito Indian Tasbaika Kum”, MITK, que tiene como cabecera a San Andrés del Bocay.

Se trata de tres zonas que cubren una superficie de 3,890 km2, con más de 30,000 habitantes, dispersos en 48 comunidades, pobladas sobre todo por etnias miskitus y mayangnas, con sus propios idiomas y culturas.

Además de MITK, los otros territorios corresponden a “Mayangna Sauni Bu, MSB; y Kipla Sait Tasbaika, KST; cada uno con sus propios gobiernos territoriales. Están ubicados en altos de la cuenca del río Wangki (Coco) y del río Bocay, situados jurisdiccionalmente en la RAAN, y en el noreste del departamento de Jinotega.

El primer paso ya lo tienen con el Decreto Ejecutivo No. 19-2008, firmado por el presidente Daniel Ortega Saavedra, el 14 de agosto de 2008, y publicado en la Gaceta n.º 83 del 05 de mayo del mismo año.

“Declárese en Régimen Especial de Desarrollo para fines de atención del Ejecutivo a los Territorios Indígenas Miskitu Indian Tasbaika Kum, Mayangna Sauni Bu y Kipla Sait Tasbaika”, establece medularmente el Art. 1.

Esta porción del territorio nacional ya es conocida con el nombre de REWWB, acrónimo de “Región Especial Wangki Wihta y Bukawas”, cada uno de los tres territorios que tienen ánimos autonómicos. Pero los dirigentes indígenas apuestan a que la población proponga a través de una consulta el nombre que le gustaría para bautizar a la nueva región, cuyo estatuto ya está en borrador para llevarlo a Asamblea Nacional.

Ya tienen gobierno territorial

Los indígenas están institucionalizando una estructura gubernamental, basada en el Art. 2 del mismo decreto presidencial, que manda a constituir un Gobierno Territorial Indígena, cuyo ejecutivo se elige del seno de los tres jefes de cada uno de los territorios con un período rotativo de un año.

Talavera explicó que el camino hacia una autonomía de los pueblos indígenas que habitan esa región del país, ha sido duro, y que inició en 1991, con el éxodo de retorno a sus tierras comunales, después de haber sufrido el desarraigo forzado a causa del conflicto militar de los años 80. Por mucho tiempo estuvieron hacinados en haciendas cafetaleras del departamento de Jinotega.

Derechos ancestrales

“El territorio históricamente ha sido de los indígenas. Ante el avance de la frontera agrícola, nos dimos a la tarea de hacer una demarcación y después una titulación, un proceso que nos llevó 8 o 10 años”, señala Talavera.

Enfatiza que las comunidades de esos territorios carecen o tienen servicios públicos escasos, lo cual disminuye drásticamente las esperanzas de vida. “Para poner un ejemplo, actualmente en las 27 comunidades que existen dentro del territorio de MITL, la gente tiene que tomar agua del río Coco, directamente (de la corriente), sin clorar y sin nada”, asegura.

Agrega que en lo que respecta a la educación formal, por lo común, la niñez indígena recibe las clases sentada en el piso, porque el mobiliario escolar y la infraestructura educativa son inexistentes o están en ruina total. Donde ha mejorado un poco la atención es en la salud, porque hay centros y personal médico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus