•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, de los departamentos de Granada y Masaya, está impulsando el programa “De campesino a campesino”, a través del cual pretende fortalecer las capacidades de pequeños y medianos productores organizados en unas 26 cooperativas.

El técnico de la UNAG, Omar Hernández García, precisó que dicho programa contempla varios encuentros para abordar el tema de la cadena productiva, ante la crisis que enfrentan los campesinos por la falta de financiamiento estatal.

“Tiene que ver con el negocio, para que aprendan a determinar cuáles son los rubros que dejan mayores ingresos y soportar los altos costos de producción. Esto es fundamental para que mejoren sus condiciones de vida y las de sus familias”, dijo.

El funcionario manifestó que conociendo bien la cadena productiva podrán definir con facilidad los rubros, el almacenamiento, el procesamiento y la comercialización, evitando así a los intermediarios que siempre se han quedado con la mayor parte de las ganancias. Recomendó llevar directamente sus productos al mercado, que conozcan la forma del abastecimiento de los insumos y a las personas encargadas de esto.

Para dar valor agregado, también aconsejó que el producto debe ser trabajado con alta calidad, seleccionado sano y limpio. “Es importante que desarrollen el sistema del abono orgánico y la diversificación de cultivos, para una producción sana y de calidad”, apuntó Hernández.

Mujeres demandan tierras

Doña Josefa del Socorro Álvarez, vicepresidenta de la Cooperativa de Mujeres Productoras y Comercializadoras de Granada, participó en el taller y aprovechó para expresar la necesidad de tierras que tienen las mujeres.

“Somos más de cien afiliadas en los cuatro municipios, necesitamos aunque sea dos o tres manzanas por cada una de nosotras”, solicitó la señora.

Estas mujeres son productoras de arroz, frijol, maíz, tubérculos y hortalizas, trabajan en tierras alquiladas o de sus maridos, con el respaldo sueco que les facilitó la suma de 70 mil córdobas para la compra de insumos.

Sin financiamiento estatal

García señaló que la UNAG carece de un fondo económico estable, pero que desde hace cuatro años tienen el apoyo de Suecia.

“Estamos enfocados en convertir nuestra organización en autosostenible, incluso para brindar servicios a sus afiliados porque no tenemos financiamiento estatal”.

Manifestó que con el programa “De campesino a campesino” contribuyen a que los pequeños y medianos productores mejoren sus sistemas de trabajo y, por consiguiente, sus condiciones de vida. Para seguir avanzando recalcó que deben tener la capacidad técnica necesaria, ser actores para la conservación de suelos, defensa y protección del medio ambiente y sus recursos naturales, que utilicen los recursos de sus propiedades.