•   Jinotepe, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A 14 kilómetros al oeste de la ciudad de Jinotepe, Carazo, se encuentra la comunidad El Manantial, donde la Fundación San Lucas desarrolla acciones relacionadas a la seguridad alimentaria de las poblaciones más pobres, a través de un banco de tierras que básicamente permite a familias el acceso a parcelas donde pueden cultivar para obtener sus alimentos y vivir.

Don Marcos López es uno de los beneficiados, y a partir del proyecto ve su futuro con mucho optimismo.

“Estaba cansado de cuidar y mejorar tierras que no eran mías, de producir para los demás y no para mi familia, ahora todo es diferente porque ahora que fuimos beneficiados la vida de mi núcleo familiar cambiará y el futuro de nuestros hijos también”, manifiesta.

Según Reyna Sánchez, Subdirectora de Fundación San Lucas, en 2009 con el soporte de la iglesia Cristiana Reformada iniciaron este proyecto que actualmente dispone de 99 manzanas de tierra para beneficiar a 30 familias “de las cuales ya seis se encuentran ubicadas en El Manantial, después de haber cumplido los requisitos establecidos por la Fundación en conjunto con los socios”, expresó.

“Los once años que cumple San Lucas los estamos celebrando con la bendición de este banco de tierras, que no solo es la de proporcionar un lugar para vivir y cosechar la tierra, sino una tierra para iniciar una nueva vida”, resaltó Sánchez.

Por su parte el doctor Francisco Moraga, director de la fundación, expresó su interés en apoyar a las familias necesitadas “y con el deseo de vivir, conservar y cultivar la tierra”.

A la vez, invitó a los interesados a acercarse a la sede de la fundación y optar por el beneficio que están promoviendo. Como requisito valoran que sean familias rurales, numerosas, comprometidas con el desarrollo integral, dispuestas a implementar la agroecología y, ante todo, deseosas de cambiar su forma de vida.

Toman en cuenta casos de madres solteras que reúnan los requisitos anteriores, solventes de deudas y compromisos, apuntó Moraga.

Plan de agua y saneamiento

El problema de poco acceso y mala calidad del agua que padece la comunidad, es algo que la Fundación San Lucas tiene contemplado resolver.

De acuerdo con el ingeniero César Áreas López, asistente técnico en agua y saneamiento de la fundación, la gente se abastece de un manantial que pasa por el lugar, pero esto no cuenta con las condiciones necesarias para que sea potable y además tienen que caminar largas distancias.

Ya la Fundación San Lucas ha diseñado un proyecto de bombeo de agua utilizando energía solar.

Además, en el proyecto de El Manantial cuentan con un Centro Experimental para aprovechar la tecnología como un instrumento clave en sus prácticas de cultivo, partiendo por la selección de lo que siembran y con miras a que los beneficiarios tengan alimentos durante todo el año y que sean un referente para familias de comunidades vecinas.

En el desarrollo de esta iniciativa, además la fundación ha contado con el respaldo de la Universidad Nacional Agraria - Trocaire.

En este centro se cuenta con un auditorio para capacitaciones, un invernadero, un área de elaboración de compost y lumbri humus, jardín botánico y hasta un área de parque natural con sitios para senderismo y lugares para acampar.