•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Güirilas, yoltamales, posol, atol, chicha, elotes cocidos y asados, entre otros platillos y bebidas típicas a base del maíz, ofrecieron pequeños empresarios en la vigésima primera feria del rubro, que se llevó a cabo en la Escuela Normal “Gregorio Aguilar Barea”, de Juigalpa.

Desde 1992 la escuela viene celebrando la feria “Somos hijos del maíz”, cuya actividad forma parte de las fiestas patronales de la localidad que se realizan en agosto en honor a la Virgen de la Asunción.

En el evento participaron un estimado de 30 comerciantes, que esperaban vender todas sus comidas y bebidas hechas a base de maíz. Además, hubo una revista cultural en la que los alumnos no solo bailaron música típica, sino que también realizaron coreografías indígenas.

Con expectativas

Flor Sequeira, quien llegó de la comarca Piedra Pintada, de Juigalpa, se levantó desde muy temprano entusiasmada para vender sus güirilas con cuajada y crema, dijo tener esperanza de venderlas todas.

“El año pasado me fue bien”, dijo Sequeira, quien aseguró que tiene siete años de estar participando en la feria y que siempre le ha ido bien.

La mujer lamentó que el quintal de maíz lo compren a C$500, pero espera obtener ganancia a pesar de ello.

María del Socorro Vargas, de Juigalpa, quien tiene 21 años de vender en la feria, considera que ser partícipe de ella significa una promesa. “Dios quiera que me vaya bien”, dijo.

La directora de la Escuela Normal, Virginia Mejía Báez, manifestó que el propósito de realizar esta XXI Feria del Maíz, es darle continuidad a “nuestra gran base alimenticia que ha sido el maíz desde nuestros ancestros”.

“Queremos que los chontaleños degusten todos los platillos derivados de maíz, que nuestras manos prodigiosas preparan y vienen a vender a la feria”, recalcó Mejía, quien aseguró que todos los ingresos que genere la feria los invertirán en la remodelación de la misma escuela.

Para el profesor Erwing De Castilla, exdirector de la Escuela Normal y fundador de la feria, dijo que lo importante es que se ha mantenido, gracias a los docentes y a los estudiantes.

Centenares de compradores se hicieron presentes desde el inicio de la misma para degustar y llevar a sus casas los deliciosos platillos.