•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Leche en polvo, yogurt, galletas, chicles, pan y meneítos, entre otros productos vencidos, en su mayoría con fecha de 2010, fueron retirados de los estantes de varios negocios de Juigalpa por inspectores del Ministerio de Fomento e Industria y Comercio, Mific.

Con el apoyo de la municipalidad, el Mifc inspeccionó unos 10 comercios de abarrotes, incluyendo supermercados, farmacias y ventas de carne del antiguo mercado, para revisar el pesaje de los productos y el estado de estos.

Alcides Villachica, vocero de la comuna de la localidad, explicó que el objetivo era verificar si los dueños de negocios estaban violentando los derechos de los consumidores vendiéndoles productos vencidos o con mala pesa.

Villachica agregó que este trabajo se complementará con la apertura de la Oficina de Protección al Consumidor que pretenden instalar en la alcaldía para que la gente pueda exponer sus quejas.

De acuerdo con el funcionario, las inspecciones realizadas fueron “una visita de persuasión” para que a partir de ahora los establecimientos tengan cuidado con los productos que ofrecen, “de lo contrario, si siguen vendiendo productos vencidos habrá multas cuando se abran las Oficinas de Protección de los Derechos del Consumidor”, advirtió.

“La idea es que cuando esté la oficina abierta vamos a atender denuncias, y realizaremos inspecciones de manera esporádica para que no haya productos vencidos… la alcaldía delegará a un compañero para que se haga cargo… Aquí (en Juigalpa) hay una oficina del consumidor que funciona mínimamente”, comentó Villachica, quien aseguró que tanto ellos como el Mific actúan de acuerdo con la Ley 182, de Protección de los Derechos de los Consumidores.

Por su parte, la doctora Carla Rothschuh, Directora del Centro de Salud de Juigalpa, aseguró que no se han dado casos por intoxicación alimenticia en el municipio, sin embargo, aconsejó a la ciudadanía a que se fijen en la fecha de expiración, al momento de comprar cualquier producto.

Para Rothschuh, “vender productos vencidos es un atentado contra la salud de los pobladores”.