• Granada, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Además de sufrir el incremento antojadizo en la tarifa del pasaje, las constantes paradas en las carreteras y el mal estado mecánico de los autobuses, los usuarios del transporte de Granada están expuestos a ser víctimas de agresiones físicas y verbales por parte de algunos conductores y sus ayudantes.

Esto fue lo que le sucedió a José Adán Sequeira Zambrana, de 32 años, quien fue agredido cruelmente a bordo de una unidad que cubre la ruta Granada-Managua, cuando se negó a pagar un precio que consideraba excesivo.

La víctima denunció en la Delegación del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, en este departamento, que el viernes 10 de agosto, después de salir de su trabajo a eso de las seis de la tarde, abordó el autobús placas GR-236 de la Cooperativa Granadina de Transporte Coogrant, para dirigirse a su vivienda localizada en la entrada a la Laguna de Apoyo.

“Cuando le dije que me dejara en mi parada le entregué siete córdobas, precio que normalmente pago desde el Hospital Privado Cocibolca hasta la entrada a la laguna. Entonces el cobrador me dijo que ahora el viaje costaba diez córdobas, por lo que yo le reclamé, pero él se enojó mucho y le dijo al conductor que no se detuviera, y me dejaron dos kilómetros después”, relató.

Heridas en la boca

El problema no fue solo eso. Cuando Sequeira bajaba de la unidad, el conductor le dio un fuerte golpe en la parte trasera de la cabeza y una patada en su cuerpo. “En ese momento vino el conductor y me agarró de los brazos, me llevó a la parte trasera del bus y el colector aprovechó para darme cabezazos y puñetazos en la cara”, añadió.

La queja fue recibida por el delegado del MTI, Alfredo Juárez Cruz, quien informó que el muchacho fue atendido en un centro hospitalario, donde le realizaron quince puntadas en su rostro y boca.

“Fue vapuleado por el conductor José Castrillo y el ayudante Guillermo López. Él ya puso la denuncia en la Policía Nacional y nosotros remitimos el documento a la Oficina de Quejas del MTI en Managua, para proceder de acuerdo a la ley”, enfatizó el funcionario.

Capacitación en relaciones humanas

Irónicamente este hecho se produjo a pocos días de que el MTI, en coordinación con la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional, iniciara en Granada una jornada de capacitación sobre relaciones humanas y atención al cliente. “Este es un esfuerzo dirigido a los conductores, ayudantes y concesionarios. Sin embargo, vemos que no les está sirviendo para nada”, indicó Juárez, que está a la espera del informe policial, para proceder con las sanciones que corresponda.

Otra denuncia

El MTI recibió una segunda denuncia en contra de un supuesto inspector de la institución, quien maltrataba a pasajeros y conductores que circulaban sobre la Carretera Panamericana, en el sector de Nandaime.

Fue identificado como Julio César Sevilla Menocal, pero el delegado corroboró que se trata de un falso funcionario.

“Había varias denuncias en contra de este ‘inspector’. Fui a Nandaime a ver la situación y efectivamente ahí lo encontré, con una camisa anaranjada y el logotipo del MTI. Cuando él me miró, salió corriendo y se metió en una casa, se quitó la camisa y la lanzó en una letrina”, dijo.

Testigos aseguraron ante autoridades de la Policía que el señalado tenía varios meses de estar extorsionando a quienes transitaban por la mencionada vía. “Esperaba a los transportistas y cuando estos caían en alguna infracción, les decía que se arreglaran entre ellos, a cambio de dinero; llegaba a pedirles hasta 200 córdobas en un corredor de gran afluencia”, concluyó Juárez.