•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo de estudiantes de primaria quedó boquiabierto al observar a seis tortugas de la variedad llanera descuartizadas por personas inescrupulosas en la cancha de la colonia Bananera, de esta ciudad.

La dantesca escena fue observada también por vecinos, que reprocharon la actitud de los criminales, que actuaron amparados en la oscuridad de la noche del lunes y huyeron con rumbo desconocido. Jimmy Zeledón, Director de Ecología de la Alcaldía de El Viejo, informó a El Nuevo Diario que esas tortugas permanecen en ríos, en humedales, en llanos, y en algunas ocasiones son usadas como mascotas en viviendas.

“Es impresionante lo que ha ocurrido, un crimen contra la fauna, por lo que hemos interpuesto denuncia ante la delegación policial de El Viejo para que se haga la investigación respectiva”, indicó el funcionario.

Manifestó que en el lugar estaban la carne, las vísceras, y los huevos de algunas hembras, lo que refleja que no usaron las tortugas para el consumo, sino únicamente para hacer el daño. Por su parte, Domingo José Flores, fiscal del área de Servicio Municipal de la Alcaldía de El Viejo, calificó el acto como nocivo. “Eso causa repugnancia”, indicó.

Exige investigación amplia

Por su parte, Presentación Rodríguez Cerrato, delegado departamental del Ministerio y Recursos Naturales, al observar las fotografías de las tortugas destrozadas, se mostró indignado y aseguró que coordinarán con la Policía y la Alcaldía de El Viejo, para buscar a los responsables.

Dijo que en la Isla Venecia del municipio de El Viejo, existen cinco especies de tortuga como la carey, paslama, tora, torita y la llanera, que están seriamente amenazadas, por lo que realizan acciones para conservarlas.

Expresó que recientemente encontraron muerta en el techo de una vivienda de la ciudad de El Viejo una tortuga especie carey, a la que le habían colocado una antena satelital, y también investigan el caso.

El funcionario afirmó que continuarán la sensibilización de la población, para que no se repitan ese tipo de hechos que dañan la naturaleza.