•   Siuna, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Ahora sí te vamos a matar”, fue la sentencia que escuchó Miriam Moreno, de 42 años, antes de ver a su agresor levantar el filoso machete que segundos después descargó contra ella.

Minutos antes ella había denunciado por amenazas a su yerno Adam Dormus, en la Delegación policial de Siuna, Región Autónoma Atlántico Norte, lo que la hace afirmar que él, en compañía de dos sujetos más, esperó a que quedara sola cuando regresaba a su casa, para acometer contra ella.

La mala experiencia de esta mujer engrosa la lista de casos de violencia contra mujeres que lleva la Comisaría de la Mujer de la Delegación policial del Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú.

A la fecha, la Comisaría reporta 449 denuncias de violencia intrafamiliar y sexual, 40 más que para este mismo período en 2011. De acuerdo con datos oficiales, los actos de violencia contra mujeres encabezan la lista de delitos en este punto del país.

No todas viven para contarlo

Moreno narra que tenía rencillas con su yerno y que temía por la integridad de su hija, pues había desaparecido una noche antes del suceso que la mantiene postrada en una cama en el hospital de Siuna.

De esa noche relata que salió de la Delegación policial acompañada por un oficial, pero al quedar sola, cerca de un predio, fue interceptada por sus victimarios.

“Del monte salieron dos hombres y una mujer, y me atacaron”, asegura la víctima, e insiste es que fue su yerno quien encabezó la agresión, pero a la fecha no hay detenidos.

Moreno corrió con la suerte de vivir para contar su experiencia y buscar justicia, algo que no le fue posible a Maribel Guerrero González, de 18 años, quien fue herida mortalmente con machete por su esposo Wilber González, de 25 años.

Es el femicidio más reciente en la zona y con ella son cinco las mujeres que han muerto en circunstancias similares.

La Policía aún busca al responsable del fatídico resultado. Del hecho se conoce que el pasado nueve de septiembre, en el sector de Wasmo, a unos 45 kilómetros sobre la costa del río Prinzapolka, Maribel desencadenó la furia de su esposo tras manifestarle que quería separarse porque ya no aguantaba la violencia a la que la sometía, según informó el comisionado Mario Díaz, jefe del Área Preventiva en la Delegación policial del Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú.

Con la muerte de Maribel también se frustró el nacimiento del hijo que crecía en su vientre.

14 agresiones por semana

Según datos oficiales aportados por la Comisaría de la Mujer, en este territorio el grueso de delitos están relacionados a violencia contra las mujeres.

Solo en 2011 el 33% de la ocurrencia delictiva contra mujeres fue de 1,355 casos.

Calculan que cada 1.8 días una mujer es víctima de algún tipo de violencia, que a la semana se traducen en 14 agresiones. Significa que al mes la Policía atiende 56 casos de violencia contra la mujer.

El análisis de ese escenario que hacen las autoridades es que cada día son más las que tienen el valor de romper el silencio y denunciar a sus verdugos.

Reconocen que desde que la Comisaría de la Mujer atiende de forma particular este tipo de delitos en Las Minas, Prinzapolka y Mulukukú, las denuncias mantienen un comportamiento ascendente.

Comisaría se queda corta

La Coordinadora del Centro de Derechos Humanos, Ciudadanos y Autonómicos de la Costa Atlántica, Cedehca, Reina Flores, calificó como preocupantes los índices de violencia contra mujeres en Las Minas, Prinzapolka y Mulukukú, sobre todo los hechos relacionados a violencia sexual en el hogar.
Pero para atender este problema, Flores considera necesario que se refuerce a la Comisaría de la Mujer, asignando más recursos  humanos y mejor infraestructura.   
La funcionaria también se quejó de la falta de sensibilización de algunos funcionarios ya que, aseguró, algunas investigadoras no se presentan a los juicios, “por ello, a pesar del esfuerzo de las víctimas por denunciarlos, al final los procesos se caen”, aseguró.
La defensora de los derechos humanos también lamentó que la Comisaría de la Mujer no tenga el personal esencial para llevar un efectivo acompañamiento a las víctimas, partiendo porque carecen de un asesor legal que las oriente y de una sicóloga que dé atención a las víctimas.
Asimismo observó que solo cuentan con un oficial investigador para atender toda esa zona.
“Aquí deben comenzar a instalar Comisarías en todo el Triángulo Minero, ya que aquí no tenemos personal suficiente y el existente tampoco está sensibilizado con el tema de la violencia hacia las mujeres. Aquí las mujeres cada vez están más violentadas”, se quejó Flores.