•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de ochocientas familias del barrio matagalpino Sor María Romero se han visto en la necesidad hasta de consumir agua de lluvia para calmar su sed y resolver algunas necesidades.

Ruegan que les beneficien con un proyecto de agua potable, pero mientras eso no pase, su opción para acceder al vital líquido es comprar por C$20 un barril de agua a una pipa que casi a diario pasa por el lugar. Cuando la pipa no hace parada en el barrio, no les queda más remedio que consumir agua de lluvia, aseguran los pobladores.

Saúl Lemos Aráuz cuenta que suman diez años de existir como barrio y desde entonces gestionan sin éxito el proyecto de agua potable ante las autoridades locales correspondientes.

Doña Gloria Amador Duarte es otra de las habitantes que se manifiesta afligida por la falta de agua en el barrio Sor María Romero, ya que cuando el presupuesto familiar no ajusta para pagar por el barril de agua, algunos tienen que ir hasta el río, donde lavan la ropa, se bañan y acarrean líquido para los quehaceres domésticos.

“Mire, aquí somos seis personas las que habitamos la casa, y compramos un barril de agua diario, pero no ajustamos porque hay que lavar, bañarse y realizar los quehaceres del hogar, por lo que es necesario que nos pongan el agua potable, incluso para mejorar la salud de los niños”, señaló la señora.

En otros hogares como en el de Francisco Matus, llenan los barriles con agua de lluvia para evitarse pagar por el barril o bien resolver cuando el “servicio” no les llega.

“Aquí comenzamos a hacer la gestión del proyecto de agua, pero no había luz, por lo que hicimos las gestiones de la energía eléctrica y la comunidad tuvo que comprar el alambre, transformadores y postes, para poder tener luz, donde cada ciudadano puso una cuota de dos mil córdobas, y ahora estamos haciendo lo mismo con el agua”, señaló Matus, el líder del barrio.

Llevarles agua no está presupuestado

Según consta en el presupuesto municipal, este año la Alcaldía destinó C$210,000 para el barrio Sor María Romero, pero priorizaron la inversión en calles, cunetas y andenes.

Los pobladores demandan a las autoridades que atiendan su demanda de acceso a agua potable para que puedan tener salud.

El Nuevo Diario solicitó la versión de la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, sin embargo su gerente Roberto López se encontraba ocupado para manifestarse sobre la problemática que exponen los moradores del barrio Sor María Romero.