• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Además de ser víctimas del saqueo de los huevos que llegan a desovar a las playas del Refugio de Vida Silvestre La Flor, las tortugas también corren el peligro de ser sacrificadas, según constataron las autoridades policiales de Rivas, quienes encontraron en un bus, dos termos que contenían carne y huevos de tortuga paslama, pepinos de mar, pulpos y pescados.

Según Mario Rodríguez, delegado en Rivas del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, la hipótesis sobre este caso es que la tortuga fue capturada en playas cercanas a La Flor, donde no hay vigilancia y las que llegan quedan expuestas a los depredadores.

Los termos con el cargamento de huevos y carne de tortuga eran transportados en el bus placas RI-1182, que cubre la ruta El Ostional-San Juan del Sur- Rivas. Las autoridades de Policía identificaron a Sergio Antonio Monge Hernández como el dueño de los termos, aunque el señalado solo reconoce uno como suyo.

En total se ocuparon 93 docenas de huevos, 9.5 libras de carne y un par de aletas de tortuga, un pulpo, 15 langostas y 64 libras de pescado.

Procuraduría acusa

La delegación departamental de la Procuraduría General de la República, PGR, acusó al capturado, por el delito de aprovechamiento ilícito de recursos naturales, en el Juzgado Local de San Juan del Sur.

El implicado está siendo procesado en libertad a la espera de la realización de la audiencia inicial, pues ha sido reprogramada en dos ocasiones y todavía no se ha fijado la fecha de inicio del juicio.

Por este delito las penas establecidas van desde los seis meses hasta los dos años de prisión. Según la PGR-Rivas, con este nuevo caso la lista de acusados por el aprovechamiento ilícito de huevos de tortuga ascendió a 15 en el presente año.

En diez de estos casos ya se declaró culpables a los acusados, y el resto están a la espera de los juicios.

La PGR, a la vez, solicitará investigar quiénes fueron los responsables de la muerte de un lagarto que el cinco de octubre cazaron en el estero del río Ostional y aunque no pudieron sacrificarlo ese día debido a la presencia de decenas de personas, el reptil falleció a los dos días producto de los golpes que sufrió cuando lo colgaron de un árbol con una cadena.