Gilberto Ariel Artola
  •   Rosita, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En los cinco años que han transcurrido desde que el huracán Félix impactó el Caribe Norte de Nicaragua, la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aacid, estima que han aportado 2.5 millones de euros al apoyo de reconstrucción, incluidas las acciones encaminadas a elevar la capacidad de atención a ese tipo de fenómenos.

Según María Reyes, delegada de Defensa Civil en Rosita, la población ha sido capacitada sobre cómo reaccionar ante fenómenos naturales de importante envergadura y, además, lograron acondicionar cinco albergues en distintas comunidades.

Líderes  indígenas mayangnas explicaron que 16 comunidades fueron cubiertas con un proyecto de gestión del riesgo que implicó la capacitación de brigadas de salvamento y rescate así como de los Comités Locales de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres.

Los indígenas señalaron que se les entregaron  los planes de respuesta de las comunidades y  la instalación de un sistema de alerta temprana. “El proyecto también nos entregó en cada comunidad un equipo completo para la brigada de salvamento y rescate, un motor fuera de borda y una lancha de fibra de vidrio de 26 pies de eslora”, dijo el líder comunitario Antolín Pérez.

María Antonia Ríos, secretaria del Concejo de Rosita, reconoció que el proyecto además de  fortalecer las capacidades de los órganos locales, representa un importante avance en prevención del riesgo en las comunidades indígenas mayangnas que históricamente han sido las más afectadas con los desastres naturales.

Rosita fue uno de los municipios caribeños fuertemente afectados por el huracán Félix  que, a su paso por Nicaragua el cuatro de septiembre de 2007, dejó un saldo de 102 muertos y más de un millón de hectáreas de bosques destruidos, entre otros daños.

La funcionaria detalló que con el apoyo de la Junta de Andalucía han mejorado la infraestructura local, ampliado el sistema de agua potable y preparado a las comunidades para enfrentar desastres.