•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La cifra de turistas que visitan las playas de anidación de las tortugas marinas de la especie paslama, va en aumento, según consta en los registros de la administración del Refugio de Vida Silvestre La Flor, santuario de esta especie de tortugas localizado 22 kilómetros al sur de la ciudad portuaria San Juan del Sur, en Rivas.

De acuerdo con los datos, cada vez son más los extranjeros que al llegar a San Juan del Sur optan por realizar giras a las costas de La Flor, para observar el maravilloso espectáculo natural que ofrecen miles de tortugas paslama cuando salen del mar amparadas por la oscuridad de la noche para, una vez en la playa, en el espacio de 1,100 metros de la costa de La Flor, escogen el mejor sitio para cavar el nido donde depositarán sus huevos, cumpliendo así con su ciclo reproductivo.

Ver infografía

Desde 2010 los registros de visitas van en ascenso. Ese año la visita de turistas extranjeros a este refugio fue de 2,259, a lo que se suman 936 extranjeros residentes en Nicaragua y 842 visitantes nacionales, para un total de 4,037 visitantes.

Para el 2011 el ingreso de turistas extranjeros subió a 2,393 y el de extranjeros residentes a 1,295. También llegaron más visitantes nacionales: 1,099 según los reportes oficiales. En general se contabilizaron 750 turistas más que en 2010, alcanzando las 4,787 visitas.

Más de 2 mil en 2012

La expectativa es que este año el número de visitas turísticas mantenga su comportamiento en ascenso. Entre enero y septiembre, 2,625 extranjeros han llegado a esta playa, además de 459 extranjeros residentes. Según Mario Rodríguez, delegado del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena-Rivas), el aumento de visitas al santuario de las tortugas paslama “se debe a la protección y promoción de la flora y fauna” que hacen con el apoyo de instituciones gubernamentales como el Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, así como de organismos que trabajan en pro de la preservación del medio ambiente.

Dijo que el Refugio de Vida Silvestre La Flor, “está muy bien y se está posicionando como una ruta turística amigable con la fauna marina”, precisó.

Lo que se puede apreciar

Cada tortuga hembra, al llegar a la costa busca un sitio en la arena, donde hace su nido cavando con las aletas posteriores. Cada una deposita entre 90 y 100 huevos.

Una vez que desova cubre el nido con arena y regresa al mar. Si los depredadores que viven al acecho de los huevos no violan el nido, los tortuguillos nacerán 45 días después.

En lo que va de este año se registra la llegada de 90 mil tortugas. En este período los visitantes pueden observar tanto las arribadas masivas de desove como la multitudinaria eclosión de tortuguillos.

De acuerdo con el personal del Refugio, los turistas ingresan a partir de las siete de la noche y llegan usualmente pagando tours que les ofrecen los hoteles de San Juan del Sur, principalmente el establecimiento Casa Oro, sitio que además prepara a sus grupos con charlas sobre la vida de las tortugas.

Un nacional puede ingresar al refugio La Flor mediante un pago de C$100 para los adultos y C$50 los niños, en el caso de los extranjeros la tarifa es de US$10 adultos y US$5 niños.

Los visitantes, además, pueden optar por acampar en el Refugio, el costo de esta opción es de C$500.