•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por ya más de diez días unas 300 personas mantienen tomados los terrenos del residencial Lomas de San Francisco, propiedad de Pedro J. Gutiérrez, quien está desesperado porque le están causando graves pérdidas económicas.

Marlon Isidro Hernández González, uno de los que se posesionaron de parte del terreno, argumentó que su objetivo es que le den un solar para hacer su casa, ya que desde que salió del Ejército, después de haber participado en la Operación “Danto 88”, subsiste como mozo y posando donde su familia.

“Mire, viendo que la gente se había tomado aquí, pues yo también me vine a tomarme un pedazo para hacer mi casita, porque a mí nunca me han dado nada, ni por ser desmovilizado del Ejército”, comentó.

Algunos aprovechan revuelta

De la gran cantidad de personas que mantienen tomados los terrenos residenciales, muchas fueron beneficiadas en el pasado con propiedades en barrios como el Sor María, Apoyo al Combatiente, Bello Amanecer y “Lucidita Mantilla”, lugares que en años anteriores fueron tomados, se los cedieron y luego han ido vendiendo.

Uno de los que se mantienen en el lugar y que no quiso dar su nombre por temor a represalias del resto del grupo, reconoció que unos estaban ahí porque en realidad tienen necesidad de vivienda, “pero otros lo hacen por negocio, ya que hay unos que han medido hasta cuatro solares”, aseguró.

Inversionista pide desalojo

Pero Pedro J. Gutiérrez pide que los precaristas abandonen su propiedad. “Los dueños de las 50 residencias cuyos costos andan por más de 150 mil dólares están preocupados, porque además de tomarse los terrenos, ya han comenzado a robar en las casas cercanas a los terrenos tomados”, sostuvo.

Explicó que se le han tomado 10 manzanas del área del residencial. “Ahí hay una inversión millonaria en cuanto a servicios básicos, como agua, energía, teléfonos, infraestructura y calles, trabajo que lo estamos haciendo con varios inversionistas nicaragüenses, y lo más grave es que tratamos de traer inversión extranjera, pero ahora la situación está difícil”, aseguró.

El empresario solicitó al alcalde Sadrach Zeledón que no permita que estos tomatierras se adueñen de un bien privado.

“No me explico porqué la Policía no los ha desalojado, aunque me han atendido muy cordialmente y me han manifestado que han hablado con la gente para que desalojen pacíficamente, pero mientras tanto siguen causando daños económicos”, concluyó.

Cabe señalar que en las oficinas de la comuna se acumulan unas ocho mil solicitudes de casas.