•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Pantanal sigue sin ver materializada la promesa de conectarlos a la red de energía eléctrica eficiente que prometió el gobierno en 2010 a través del Ministerio de Energía y Minas.

Entonces se aprobó un monto de C$1. 8 millones para un proyecto de electrificación destinado a alumbrar las casas de unas 4,050 familias que habitan en siete zonas del populoso barrio, ubicado al sur de Granada.

En esa fecha, las autoridades se comprometieron a llevar el servicio para mejorar las condiciones de vida y la seguridad del lugar, a más tardar en octubre del 2012, sin embargo, el acuerdo no fue honrado.

El dirigente comunitario, José Asen López Sándigo, explicó que la mayoría de las viviendas tienen acceso a una deficiente red eléctrica con un voltaje tan bajo que no les permite utilizar los pocos electrodomésticos con que cuentan en sus hogares.

“Esta solicitud la hicimos ante la Asamblea Nacional; pedimos que vinieran a instalar el tendido eléctrico porque la capacidad es muy baja y nos está causando problemas con nuestros televisores”, dijo.

Las zonas contempladas dentro del proyecto son Nueva Esperanza, Los Pajonales, Brisas del Mombacho Número 1, Brisas del Mombacho Número 2, Luz y Verdad, Nuevo Horizonte y “José Martí”. En este último lugar habita doña Ana María Medina, una madre de cuatro niños que “por causa de los delincuentes- no tiene energía en su casa y eso limita los servicios de planchado que ofrece para conseguir el sustento de una familia que depende solamente de ella.

Iluminación con candelas

“Tengo cuatro años de vivir aquí, antes sí tenía energía en mi casa, pero hace como tres años los ladrones se me llevaron los alambres y quedé a oscuras, solo me alumbro con candelas... a mí me gustaría que pusieran la luz”, manifestó. El dirigente señaló que por la falta de iluminación en las calles durante las noches, los delincuentes aprovechan para asaltar y amenazar principalmente a las mujeres y los niños.

Doña Gladis Portocarrero habita en el sector de Nuevo Horizonte, donde la diputada sandinista María Lidia Mejía les instaló un transformador para abastecer las zonas de Brisas del Mombacho 1, Luz y Verdad y Nuevo Horizonte, pero ante la creciente demanda de nuevas viviendas la situación no se ha resuelto completamente.

“Cuando llegamos a este lugar, hace cinco años, sufrimos mucho a causa del robo de los alambres, a veces dejábamos de comer para poder comprar nuevamente los cables y los ladrones volvían a llevárselos. A pesar de que nos pusieron este transformador, hay muchas personas que se han pegado con cables de teléfono y hasta alambres de púas; pueden causar un incendio”, externó la señora.

“Nosotros (los dirigentes) y otros compañeros hacemos vigilancia, pero no es suficiente para dar seguridad, es necesario que el gobierno cumpla con su promesa”, agregó López Sándigo, quien dijo que la semana pasada un alto funcionario del gobierno les comentó que las obras podrían iniciar en los primeros meses del 2013.