• Granada, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde hace dos semanas, como consecuencia del cese de labores del personal de barrido de calles de Granada, la basura opaca la belleza de la ciudad colonial.

A ambos lados de las calles del Centro Histórico, montones de bolsas plásticas, papeles y cartones alteran la estampa colonial que tanto atrae a visitantes.

La situación se repite en los alrededores de iglesias, parques y cauces por donde la municipalidad ha dejado de recoger diariamente unas tres toneladas de desechos sólidos.

Los trabajadores encargados del barrido explicaron que el paro es una medida de presión al alcalde Eulogio Mejía Marenco, para que les cancele la deuda salarial que ronda los siete millones de córdobas en concepto de ocho semanas trabajadas.

“Las calles de Granada están sucias y seguirán igual hasta que el alcalde cumpla con pagarnos nuestro salario”, manifestó doña María Josefa Mairena, barredora del Parque Sandino.

Los barrenderos de calles inician su faena a las 6 de la mañana y cubren 24 cuadras de “La Gran Sultana”, según dijo Ruth del Carmen Quintana, asignada a limpiar la calle Cuiscoma.

Preocupación

Dueños de establecimientos turísticos comienzan a manifestar preocupación por la excesiva acumulación de desperdicios en las calles. “Indudablemente nos afecta a todos los negocios, grandes y pequeños, porque le da una imagen negativa a Granada”, apuntó Virginia Alvarado, del Hotel Plaza Colón.

Ante la ausencia de Mejía Marenco en las oficinas municipales, el vicealcalde Carlos Espinoza señaló recientemente que la insolvencia con los trabajadores se debe a un déficit financiero que atraviesa la municipalidad a causa de la baja recaudación de impuestos.

Cabe señalar que los trabajadores administrativos de la comuna granadina también se quejan de un retraso de 5 quincenas de salario. Ernesto León destacó que la situación es insostenible “para una familia pobre que depende de un pequeño salario… Cuando de casualidad agarramos alguna quincena es solo para ir a entregarla, porque ya la debemos en la venta. Nadie nos presta de gratis, los préstamos llevan 15 y hasta 20% de interés”, comentó.