•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Preocupadas por la limpieza y el tratamiento adecuado de las aguas residuales que salen de Estelí y Ocotal, la delegación departamental de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios, Enacal, profundiza una jornada de saneamiento de las redes por donde se evacuan las mismas.

También trata de persuadir a los dueños de negocios de pequeñas agroindustrias para que coloquen trampas de retención de sustancias y desechos, ya que profundizan los niveles de contaminación ambiental.

El doctor Marlon Castillo, coordinador del equipo de asesoría de Enacal en Estelí, dijo que la campaña es persuasiva, pero a quienes se resistan les aplicarán la Ley 297 (sobre el servicio de agua y alcantarillado sanitario).

Esta Ley prohíbe el paso de sustancias o desechos que dañen las redes de alcantarillado sanitario, o que interfieran en su tratamiento.

De igual forma, se establecen prohibiciones encaminadas a la instalación de tuberías para descargar agua de lluvia en las redes del alcantarillado sanitario.

En Estelí y Ocotal ocurre con frecuencia este fenómeno, según estudios realizados por especialistas de Enacal. Recordó que el Reglamento del consumidor establece la prohibición del descargue de aguas provenientes de drenajes, de corrientes superficiales o de lluvias, entre otros.

Con sistema propio

De igual forma, recordó que cada casa debe tener un sistema propio, y no usar uno para varios inmuebles. En Estelí hay familias que con el tiempo se han ampliado, y en un mismo terreno han construido hasta cuatro casas con el mismo sistema.

A partir de la notificación a los dueños de tales negocios se les dará tres meses para que acondicionen los distintos sistemas.

Entre los negocios que están siendo objeto de revisión, se encuentran autolavados, talleres de mecánica automotriz, industrias lácteas, restaurantes, rosticerías, destaces de cerdos y pollo, así como procesadores de especies.

Empleados de Enacal han visitado varios negocios cuyos dueños o administradores no cuentan con instalaciones adecuadas, y si las tienen, no les dan mantenimiento.

Según Castillo, son pocas las empresas que han trabajado en la instalación de trampas capta grasa y otras sustancias, pese a que sus dueños o administradores conocen la Ley.

Señaló que quienes se rehúsen a cumplir con las disposiciones, Enacal está facultada para impedir que tales desechos los tiren a las redes.

Fue enfático en señalar que personas sin escrúpulos en barrios de la periferia sureste de Estelí, han lanzado a las redes hasta albardas y objetos de gran tamaño, y eso afecta la red.

Por su parte, Oscar Peralta, responsable de Calidad de Agua, y Supervisión de la Red de Alcantarillado Sanitario de Enacal, dijo que han insistido durante las visitas realizadas en los locales de pequeñas industrias para hacerles saber a los dueños sobre las normas que deben cumplir.

Recordó que si esas sustancias y objetos son lanzados a las redes, las lagunas de oxidación o pilas sépticas donde son tratadas las aguas residuales que salen de Estelí, no trabajan a su máxima capacidad.

En Estelí, según datos proporcionados por Castillo, hay 19 mil 200 usuarios del servicio de agua potable.